CINEBLOG.NET

 

Dave Fleischer - 1932 - 'Minnie the Moocher'   (FLEISCHER STUDIOS)

Inventores del rotoscopio (que facilitaba la realización de dibujos animados, además de ser lo que se utilizó para crear los sables láser de “Las Guerra de las Galaxias” antes de la ‘revolución digital’) y pioneros de la animación, los hermanos Fleischer fundaron su propio estudio en 1921. Reinaron en el mundo de los cartoons durante 20 años, hasta que su popularidad cayó debido al éxito de los delirios cómicos de la Warner y la Disney (la Paramount compró los Estudios Fleischer a principios de los 40). Con Dave Fleischer en la dirección y su hermano Max en la producción, crearon (o recrearon) algunos hitos de la animación como Popeye, Superman, Koko the Clown o Betty Boop, protagonista de “Minnie the Moocher”: perfecta representación de la retroalimentación que a comienzos de los años 30 existía entre los dibujos animados y el jazz más exhuberante y provocador. El mítico frontman Cab Calloway prestó su Dave Fleischer - 1932 - 'Minnie the Moocher'   (FLEISCHER STUDIOS) (1)desgarbada figura (y su anárquica forma de bailar, captada con el rotoscopio) y su carismático ‘Minnie the Moocher’ (que había grabado por primera vez en 1931; y que 50 años después volvería a interpretar en “Granujas a todo ritmo” de John Landis, 1980) a la burlesca morsa fantasmal líder de una banda de juguetones espíritus en este siniestro e ingenioso predecesor de los videoclips.

La ingenua y exhuberante Betty Boop, tras pelearse con sus padres, decide fugarse de casa. Dave Fleischer - 1932 - 'Minnie the Moocher'   (FLEISCHER STUDIOS) (2)Llama a su amigo Bimbo (un perro antropomórfico que los Fleischer crearón para su serie ‘Out of the inkwell’ y que solía aparecer como resorte de Betty) y juntos acaban en una cueva donde una morsa fantasma los aterroriza al son de ‘Minnie the Moocher’. La pareja acaba huyendo perseguida por una horda de brujas, esqueletos y espíritus como broche final de esta delicia musical que consolidó la fama de Betty Boop como dibujo animado para adultos. El éxito de “Minnie the Moocher” llevó a los Fleischer a repetir con Calloway en la también genial “The old man of the Mountain” (1933) haciendo de sus Talkartoons (su triunfante paso del cartoon mudo al sonoro) un punto de referencia para la industria de la animación cinematográfica, gracias a unas elecciones musicales mucho más modernas y atrevidas que las usadas en las Silly Symphonies de Disney.

 

– Para cinéfilos amantes del jazz vocal más visceral y pionero.
– Imprescindible para estudiosos de los grandes personajes de la historia de la animación.

PARA VERLO: http://www.youtube.com/watch?v=oQ9IyJRB8pI

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies