CINEBLOG.NET

 

Richard Fleischer - 1966 - 'Viaje alucinante'

Los años 60 fueron una década estupenda para la ciencia-ficción (y no solo cinematográfica), y si “2001: una odisea del espacio” (Stanley Kubrick, 1968) fue la cumbre del género en cuestión de cine de tesis, conceptual, intelectual y simbólico (heredero de “Metrópolis” de Fritz Lang, 1927, o “Ultimátum a La Tierra” de Robert Wise, 1951); “Viaje alucinante” fue un hito de lo opuesto: la ciencia-ficción más descabellada y resultona al servicio del entretenimiento y el delirio pop (que tenía sus orígenes en la serie B de los 50 y las novelas pulp), todo un espectáculo imposible repleto de efectos especiales, acción y fantasía que ha calado en la cultura popular (dando lugar a films como el apreciable “El chip prodigioso”, 1987, de Joe Dante). No hay excesivo rigor científico, ni un mensaje profundo en torno al ‘viaje interior”, solo aventuras imposibles y las curvas de Raquel Welch.

El doctor Jan Benes (Jean Del Val) ha conseguido perfeccionar la miniaturización hasta el punto de conseguir reducir cosas con un tiempo ilimitado (hasta el mometo solo podían hacerlo durante una hora). Pero antes de que pueda explicar como es objeto de un atentado que pone su vida en peligro. Un heterogéneo equipo a bordo de un submarino nuclear serán miniaturizados e introducidos en el cuerpo de Benes para, en menos de una hora, intentar curar al moribundo.

Más allá de su llamativa e influyente premisa, “Viaje alucinante” contaba con la sabiduría fílmica del artesano todoterreno Richard Fleischer (“20.000 leguas de viaje submarino”, 1954, “Tora, Tora, Tora”, 1970, o “Conan, el destructor”, 1984); un curioso reparto liderado por los guaperas Stephen Boyd y Raquel Welch (que le daban su toque sexy gratuito) y secundado por actores míticos como Edmond O’Brien, Donald Pleasence o Arthur Kennedy; una soberbia banda sonora de Leonard Rosenman; y un equipo técnico-artístico que logró Oscars por su dirección artística y efectos especiales; ¿se puede pedir más para pasar una tarde de cine?

 

– Para amantes de la ciencia-ficción más lúdica.

– Imprescindible para historiadores de la ciencia-ficción en el cine.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies