CINEBLOG.NET

 

Roger Avary - 2002 - 'Las reglas del juego'

Antes de compartir con Quentin Tarantino el Oscar al mejor guión por “Pulp Fiction” (1994), Roger Avary ya había debutado en la dirección con un irregular, pero interesante, film de atracos imperfectos que gozó de cierta popularidad como film de culto a principios de la década de los 90 (“Killing Zoe”, 1993). Pero fue con la adaptación de la novela homónima de Bret Easton Ellis, con la que verdaderamente dio en el clavo. Avary recurre a una fragmentada estructura narrativa (que parte del final) heredera de Tarantino para confeccionar una historia sobre la decadencia de las clases altas, en particular de los jóvenes ricos, egoístas y aficionados al sexo, las drogas o el alcohol, cargados de problemas triviales pero viviendo una vida por la que otros lo darían todo.

El film sigue a tres personajes que estudian en una elitista Escuela de Arte en Nueva Inglaterra: Lauren Hynde (Shannyn Sossamon), una chica un tanto cándida que guarda su virginidad para su amado Victor (Kip Pardue); Paul Denton (Ian Somerhalder), ex-novio de Lauren, gay y enamorado de Sean Bateman, el cual lo ignora; y Sean Bateman (el protagonista de “Dawson Crece” James van der Beek en un registro inquietante), hermano pequeño de Patrick Bateman (protagonista de la novela más famosa de Bret Easton Ellis: “American Psycho”), traficante de drogas y psicópata en potencia.

Los caminos de estos tres personajes se van entrecruzando entre ellos, afectando y siendo afectados por las vidas de otros tantos, en un recital frenético de demoledoras fiestas universitarias, existencialismo postadolescente, depravación, perversidad, nihilismo y autodestrucción. La opción estética, narrativa y conceptual (ese sorprendente y, aunque para algunos sea pedante, atrevido final) de Avary entronca directamente con la obra de Ellis, empujando al espectador a una espiral orgiástica de sin sentido en el que algunos empatizarán con ciertos personajes y otros simplemente sentirán repulsión.

 

– Para interesados en la otra cara de “American Pie”.

– Imprescindible para psicólogos, filósofos, sociólogos y demás estudiosos de la naturaleza humana.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies