CINEBLOG.NET

 

John Milius - 1984 - 'Amanecer Rojo'No es que cinematográficamente podamos considerar una gran película el film de John Milius (director y guionista especializado en cine de acción que cuenta en su haber con films de culto como “El gran miércoles”, 1978, o “Conan el Bárbaro”, 1982, además del guión de “Apocalypse Now”, 1979), aunque está rodada correctamente (hay quien dirá que tirando a cutre) y con un equipo técnico y artístico solvente. Además, ideológicamente ha sido tachada innumerables veces de reaccionaria, fascistoide, propagandística y de exaltar los valores del ejercito estadounidense y del enfrentamiento armado a base de una parodia desvergonzada de la ‘amenaza comunista’ y los ‘enemigos de la libertad’.

Pero lo cierto es que poco me importa todo esto cuando me enfrento a un delirante argumento repleto de acción y protagonizado por adolescentes (a algunas de las caras más conocidas de los 80: Patrick Swayze, C. Thomas Howell, Lea Thompson, Charlie Sheen o Jennifer Grey; se unían veteranos de carácter como Ben Johnson, Harry Dean Stanton o Powers Boothe, una gozada vamos); a un ejercicio lúdico-heróico de cine ochentero en el que los rusos y los cubanos invaden EE.UU. y dan paso a la III Guerra Mundial por culpa de que un partido ecologista-pacifista alemán ordena la retirada de las armas nucleares estadounidenses de la Alemania Occidental. Desde luego es un film fastistoide (como si no lo fuesen los G.I. Joe, “Top Gun” o la saga de “Arma Letal”) que hay que ver con cierto humor (y sin muchos prejuicios), como producto de una época y de un lugar en el que lavar cerebros a base de películas era una práctica más o menos habitual.

No es que quiera yo reivindicar la calidad de “Amanecer Rojo” (la cual me parece una especie de chiste político y sensiblero estirado hasta el ridículo, pero me divierte), pero si reivindicar su valor sociológico, psicológico, político y como divertimento para los que nos gusta un poco de todo y nos reímos a gusto con la Troma, la serie B y productos como este. Los rusos inventaron el cine como propaganda, pero nunca se les ocurrió hacer nada tan vergonzoso como esto… hay que verla.

 

– Para cualquier amante de la acción que sepa pensar por si mismo y no se deje afectar por todo lo que ve en una película.

– Imprescindible para estudiosos de la propaganda gubernamental en los medios de masas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies