CINEBLOG.NET

 

Woody Allen - 1975 - 'La última noche de Boris Grushenko'Tras parodiar el cine criminal (“Toma el dinero y corre”, 1969), reírse de los ideales políticos de su generación (“Bananas”, 1971) y atreverse con el cine episódico (“Todo lo que usted siempre quiso…”, 1972) y la ciencia-ficción (“El dormilón”, 1973), Woody Allen puso su sarcástica mirada sobre otra serie de temas considerados intelectuales, para desplegar toda una serie de gags absurdos, surrealistas y cultos (como ya había hecho en sus artículos) en este atípico film de época; además de homenajear a través de situaciones de humor físico y debates filosófico-morales a sus amados hermanos Marx, Charles Chaplin, la literatura rusa (con “Guerra y Paz” de León Tolstoi a la cabeza) o Ingmar Bergman (esa escena final en la que Boris baila con la muerte).

Boris Grushenko (Woody Allen) es un ruso un tantco cobarde y pesimista. Boris está enamorado en secreto de su prima Sonja (Diane Keaton). Pero un día es llamado a filas para combatir en las guerras napoleónicas. La suerte hace que su cobardía le ayude a convertirse en un héroe, mientras su prima Sonja se ha casado con otro. Boris logrará recuperar el corazón de Sonja y juntos se propondrán acabar con el mismísimo Napoleón.

A menudo considerada un punto medio entre la parodia alocada de “El dormilón” y la comedia romántica que lo catapultó a la fama mundial (“Annie Hall”, 1977, sería su siguiente film), lo cierto es que “La última noche de Boris Grushenko” es un catálogo de algunas de las películas preferidas de Allen, en el que el neoyorquino supo acoplar unos diálogos tronchantes y profundos (entre Groucho Marx y los Monty Python) y su reconocido gusto por lo europeo: desde la filosofía existencialista a la música de Prokofiev, del cine de autor a la historia politico-social del viejo continente.

 

– Para incondicionales del Woody Allen más cultivado (pero sin perder el humor).

– Imprescindible para interesados en la historia y la filosofía europea que estén un tanto cansados de tanto academicismo y corrección.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies