CINEBLOG.NET

 

David Lynch - 1984 - 'Dune'Después del éxito del drama existencial “El hombre elefante” (1980), el director David Lynch se embarcó en uno de los grandes proyectos fallidos del cine moderno: la colosal adaptación cinematográfica que, de la novela de Frank Herbert, se propuso llevar a buen puerto la productora Raffaella De Laurentiis (que soñaba con una saga al más puro estilo “Star Wars”). Lynch se encargo de condensar la extensa novela en un guión con el que poder trabajar y el resultado fueron unas 8 horas, reducidas a 5 y más tarde a poco más de dos horas. El resultado no convenció a los fans de Frank Herbert (tampoco dejó muy contento a Lynch) y se convirtió en un fracaso en taquilla; pero el impresionate diseño de producción, sus artesanales efectos especiales, su banda sonora, su kilométrico y heterogéneo reparto (Brad Dourif, Jürgen Prochnow, Max Von Sydow, Sting, Patrick Stewart o Max Von Sydow) y su siniestra concepción de la ‘space opera’ la han aupado al estatus de film de culto imprescindible.

La compleja trama nos situa en el año 10.191, en un universo dominado por el emperador Shaddam Corrino IV (José Ferrer). Este ordena que la familia Atreides se encargue de la explotación de especia (una sustancia necesaria para los viajes espaciales, amén de una extraña droga), la cual solo se encuentra en Arrakis, anteriormente conocida como Dune. Pero los antiguos explotadores de Arrakis, los Harkonen, atacarán a los Atrides y obligarán al duque Leto Atreides (Kyle MacLachlan) a refugiarse en el desierto, donde aprenderá una lección fundamental.

Aunque el esfuerzo titánico de David Lynch no fuese reconocido en su momento, aunque el montaje parezca simplemente absurdo y algunos tramos se nos hagan demasiado contemplativos; lo cierto es que nunca podremos olvidar esos enormes gusanos de arena (obra de Carlo Rambaldi) y tampoco podremos ignorar el ‘toque Lynch’ que desprende todo el film (que pone la ciencia-ficción épica al servicio de una trama palaciega shakesperiana aderezada con poderes sobrenaturales y romances imposibles).

 

– Para los amantes de la ciencia-ficción menos convencional (y de David Lynch).

– Imprescindible para los que se pregunten como habría sido “La Guerra de las Galaxias” dirigida por David Lynch.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies