CINEBLOG.NET

 

Billy Wilder - 1955 - 'La tentación vive arriba'Podemos considerar que la cúspide de la fulgurante carrera de Marilyn Monroe se encuentra en la icónica (una de las más conocidas de la historia del cine) escena de “La tentación vive arriba” en la que unas rejillas de ventilación levantan su falda; acto que conmocionó a los sectores más conservadores y llevó a todos los demás al cine. El responsable fue uno de los genios más reconocidos de la historia: Billy Wilder (el cual volvería a dirigir a Marilyn en “Con faldas y a lo loco”, 1959); que con este film logró una de sus más divertidas comedias (podemos hablar de una comedia de situación incluso), una obra maestra del humor recorrida por unos diálogos frescos, ingeniosos e irónicos (que también tuvieron problemas con la censura) que explora las fantasías sexuales masculinas y el siempre peliagudo tema de las infidelidades con un cachondeo considerable.

El film nos presenta a Richard (Tom Ewell), un padre de familia que, mientras su mujer e hijo están de vacaciones en la playa, pasa el agosto en la ciudad por temas de trabajo. Pero hay algo que no deja que Richard se centre en el trabajo: una guapa y joven modelo (Marilyn Monroe) que se ha instalado en el piso de arriba; con la que Richard comenzará a fantasear.

A partir de la obra de teatro de George Axelrod (guionista tambien de “Desayuno con diamantes”, 1961, o “El mensajero del miedo”, 1962), Wilder confecciona un implacable pero tronchante retrato de la clase media acomodada estadounidense, de esa generación que había conocido la censura de la posguerra y se sorprendía con la liberación (no solo sexual) de una época guiada por el Rock & Roll y el Jazz hacia los libertinos años 60. Afectada por ese torbellino de fabulación y gags hilarantes que fueron los cartoons en los años 40 y 50, “La tentación vive arriba” está plagada también de referencias a la cultura popular (al cine mayormente), adelantándose 30 años al cine postmoderno construido a base de ellas y ampliando su influencia en, por ejemplo, el cine de Woody Allen.

 

– Para coleccionistas de las mejores comedias de la historia del cine.

– Imprescindible para psicólogos interesados en el declive del matrimonio en la sociedad moderna.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies