CINEBLOG.NET

 

Sammo Hung Kam-Bo & Corey Yuen - 1988 - 'Los tres dragones'Antes de triunfar en Hollywood gracias a “Duro de matar” (Stanley Tong, 1995), Jackie Chang ya era una estrella mundial de las artes marciales con un centenar de films a sus espaldas. Junto a Sammo Hung o Biao Yuen había forjado un estilo entre la comedia de enredo y el cine de acción oriental que había dado clásicos del género como “Los piratas de los mares de China” (1983) o “Los supercamorristas” (1984). “Los tres dragones” es una de las cumbres de ese estilo, un prodigio de escenas de lucha (entre las se encuentra una de las consideradas la mejor de la historia, la que enfrenta a Chang con Benny Urquidez) sobre todo en el último tramo de un amable argumento en el que no faltan todos los tópicos de esta clase de productos: un romance, unos malos malísimos que trafican con drogas, secundarios humorísticos, malentendidos, picaresca, …

Johnny (Jackie Chang) es un abogado que defiende a una planta química acusada de verter desechos contaminantes en una zona pesquera. Jackie conoce a Nancy (Pauline Yeung), una científica medioambiental sobrina de la propietaria de una piscifactoría afectada por los desechos, la cual lo convence de que sus defendidos son en realidad culpables. Así, junto a su amigo Wong (Sammo Hung) y el desequilibrado criminal profesional Tung (Biao Yuen), desenmascararán a una peligrosa banda de narcotraficantes.

Aunque los acérrimos detractores de Jackie Chang la considerarán insoportable, lo cierto es que la mezcla de comedia ligera (desde el ‘slapstick’ más acrobático a esas situaciones en las que Chang parece imitar a Cary Grant, pasando por las referencias claras a los los tres chiflados) y acrobáticas y electrizantes secuencias de artes marciales que propone el film lo convierten en un entretenimiento de primera, en el que lo de menos es que la trama sea inverosímil (es curioso como en el cine de Hong Kong cualquier albañil, cocinero o abogado es un virtuoso del kung fu), la fotografía sea casi inexistente, la banda sonora ridícula o la realización sea torpe y cutre.

 

– Para amantes del cine de artes marciales más lúdico.

– Imprescindible para los que siempre han sentido cariño por ese payaso acrobático y simpático llamado Jackie Chang.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies