CINEBLOG.NET

 

Werner Herzog - 1999 - 'Mi enemigo íntimo'La relación profesional que unió al director alemán Werner Herzog y al irascible actor Klaus Kinski ha sido una de las más fructíferas y difíciles del cine moderno. Kinski ya tenía a sus espaldas más de 20 años de irregular carrera cinematográfica y más de 80 películas (terror de serie B, spaghetti western o secundario en films como “Doctor Zhivago”, 1965, de David Lean, o “La muerte tenía un precio”, 1965, de Sergio Leone) cuando Werner Herzog lo llamó para protagonizar su tercer largometraje: una ambiciosa producción en medio de las selvas montañosas de Perú titulada “Aguirre, la cólera de dios” (1972).

Herzog era uno de los más prometedores directores del ‘Nuevo Cine Alemán’ (Rainer Werner Fassbinder, Wim Wenders, Volker Schlöndorff, …), joven y megalómano, y Klaus Kinski era ya toda una intitución en el cine europeo gracias a su carácter egomaníaco e intratable; así que era normal que los enfrentamientos fueran constantes. Pero las peleas y los problemas de rodaje no evitaron (o tal vez propiciaron) que el film se convirtiese en una maravilla cinematográfica y que Herzog y Kinski colaborasen en cuatro films más: “Woyzeck” (1979), “Nosferatu, vampiro de la noche”, 1979, “Fitzcarraldo”, 1982, y “Cobra Verde”, 1987.

El gusto de Herzog por los personajes de caracter arrollador enfrentados a empresas colosales que solían implicar un desequilibrado tira y afloja con la naturaleza se materializaba en la inestable y violenta personalidad de Kinski, el cual en “Mi enemigo íntimo” se convierte definitivamente en uno más de esos personajes. El film está repleto de secuencias en las que observamos las agresivas trifulcas que ambos tenían en los set de rodaje, del caracter psicopático de Kinski (y el afán controlador de Herzog); pero también destaca la cara sensible del Kinski-artista (muy hermosa esa secuencia de Kinski jugando con una mariposa), esquizofrénico e incontrolable genio chiflado y comprometido con su arte hasta las últimas consecuencias.

 

– Para los que no saben nada de Herzog y Kinski… y para los fans que aún no la han visto.

– Imprescindible para apreciar el afán introspectivo del Herzog documentalista.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies