CINEBLOG.NET

 

Robert Clouse - 1973 - 'Operación Dragón'La cuarta y última película que protagonizó Bruce Lee (aunque posteriormente se utilizó metraje no incluido en otros films para vertebrar “Juego con la muerte”, 1978, y “El último combate”, 1981) es probablemente el film de artes marciales más famoso de la historia. El film fusionaba códigos del cine de acción oriental y el estadounidense con la falta de complejos y el espíritu pulp que Robert Clouse (“Nueva York, año 2012”, 1975, o “Gymkata”, 1985), director que desarrolló su carrera en la más carismática serie B, pudo imprimir. Con un sencillo esquema argumental que encajaría perfectamente en un film de James Bond (ese supervillano megalómano con su ejército privado), un leve trasfondo de crítica social (trato de blancas, racismo, drogas), algo de filosofía oriental y unas excelentes secuencias de lucha coreografiadas por el mismo Bruce Lee (ese combate final fuente de numerosos iconos visuales); Clouse y Lee lograron aunar el thriller de espionaje, con la ‘blaxplotation’ y el cine de Hong Kong en un espectáculo de culto setentero.

Lee (Bruce Lee) es un experto en artes marciales shaolin que es reclutado por el Servicio de Inteligencia Británico para infiltrarse en un torneo de lucha que organiza el narcotraficante Han (Kien Shih) en su isla privada. Lee también tiene motivos personales para querer participar en el torneo, ya que el lugarteniente de Han (Robert Wall) es el responsable de la muerte de su hermana.

Aunque no podemos hablar de una obra maestra cinematográfica (no deja de ser cine de género de bajo presupuesto), la influencia estética, narrativa y temática de esta coproducción USA-Hong Kong (entre la Warner Bros. y la Golden Harvest Company) en el cine de artes marciales posterior (nada fue igual en el género tras la fugaz carrera de Bruce Lee, un ejemplo: la ‘Bruceploitation’), en las series de animación japonesas (desde “Dragon Ball” a “Naruto”) o en los videojuegos (las sagas de “Mortal Kombat” o “Street Fighter”) es incalculable, siendo homenajeada, parodiada o sencillamente plagiada en centenares de ocasiones.

 

– Para amantes del cine de artes marciales occidentalizado.

– Imprescindible para coleccionistas de iconos cinematográficos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies