CINEBLOG.NET

 

Arthur Penn - 1970 - 'Pequeño gran hombre'Famoso por la violencia que desprendían films como “La jauría humana” (1966) o “Bonnie & Clyde” (1967), el director Arthur Penn (que también había dirigido el apreciable western “El zurdo”, 1958, o la estupenda “El milagro de Ana Sullivan”, 1962) supo imprimir a esta epopeya irónica y desmitificadora ese gusto por revisionar los género clásicos que caracterizaba a la constestataria generación de finales de los años 60. Un revisionismo satírico que convierte este estravagante ‘western anti-sistema’ (basado en una novela de Thomas Berger) en un ejemplo perfecto de como se utilizaron los diversos géneros para mostrar el descontento hacia la guerra de Vietnam o las políticas sociales.

El film nos cuenta la historia de Jack Crabbe (un sensacional Dustin Hoffman), el cual relata sus experiencias a un historiador cuando cuenta ya con 121 años. Jack fue criado por una tribu de cheyennes cuando su familia fue asesinada por una tribu de indios pawnies. Jack se ve obligado a abandonar su tribu cuando es apresado en combate por el ejército estadounidense. Un reverendo y su esposa (Faye Dunaway) lo cuidarán, aunque la esposa tiene intenciones más lujuriosas.

Una mirada crítica y divertida a los orígenes de los EE.UU. como país, en la que se destaca el trato recibido por los indígenas, a los que se masacró y robó sus tierras. Las picarescas aventuras de Jack están también repletas de referencias a iconos del salvaje oeste, desde personajes que se cruzan con el protagonista (como Wild Bill Hickok o el General Custer) hasta lugares y situaciones que forman parte de la leyenda del western (como Deadwood o la batalla de Little Bighorn) por las que el ‘pequeño gran hombre’ pasa como si de un Cándido moderno se tratase. Más allá de que la película de Arthur Penn sea producto de una época (la hippie) o que su fidelidad con la realidad sea cuanto menos dudosa, lo que importa es que estamos ante un film inteligente, entretenido, original y ambicioso cuyo mensaje (tanto el positivo como el negativo) aún nunca pasará de moda.

 

– Para amantes de las sátiras de género a la sociedad moderna.

– Imprescindible para apreciar mejor las carreras de Hoffman y Penn.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies