CINEBLOG.NET

 

Elia Kazan - 1956 - 'Baby Doll'El director Elia Kazan volvió a unir fuerzas con el dramaturgo Tennessee Williams, cinco años después de “Un tranvía llamado deseo” (que el propio Williams adaptó de su obra de teatro), para confeccionar una de las reflexiones cinematográficas más lúbricas y viciadas sobre el deseo sexual que jamás se hayan rodado. La cargante atmósfera del caluroso delta del Mississippi envuelve este drama sureño cargado de humor negro y sensualidad prohibida que enfrenta a la tentación instintiva más húmeda con los valores sociales y de pareja más tradicionales; además de retratar con ironía una América profunda que se enfrentaba a la decadencia económica y moral, en la que las familias de los grandes terratenientes que se habían enriquecido con la esclavitud veían como sus casas y sus negocios se convertían en ruinas.

Archie Lee Meighan (Karl Malden) es un empresario algodonero de mediana edad casado desde hace años con una joven, que ahora tiene 19 años, llamada Baby Doll (Carroll Baker). Antes de morir el padre de Baby Doll, Archie le prometió que no consumaría su matrimonio hasta que ella cumpliese los 20 años. Con el 20 cumpleaños de Baby Doll cerca, Archie se mete en problemas con Vacarro (Eli Wallach), un competidor que cuenta con una desmotadora de algodón más moderna y amenaza con desbancarlo del negocio.

A pesar de que “Baby Doll” no logra alcanzar el nivel de otros films de Kazan (como “La barrera invisible”, 1947, “La ley del silencio”, 1954, o “Al este del edén”, 1955), debido a una trama un tanto inconexa, tal vez demasiado teatral, se ha convertido en un film de culto, excelentemente realizado (magnífica la fotografía en blanco y negro de Boris Kaufman), con secuencias inolvidables (como la Baker chupándose el dedo dentro de la cuna) y adelantado a su tiempo en cuanto a insinuación e incitación; lo que provocó que fuese considerada ofensiva para los cánones tradicionales de moralidad y decencia en el momento de su estreno, creando una polémica insólita en un film producido por un gran estudio.

 

– Para los que piensan que todo era mojigatería en el Hollywood clásico.

– Imprescindible para cinéfilos erotómanos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies