CINEBLOG.NET

 

Jerry Lewis - 1960 - 'El botones'Al poco de formar duo cómico a finales de los años 40, Dean Martin y Jerry Lewis se convirtieron en grandes estrellas de la televisión y cine (protagonizaron más de 15 largometrajes, apreciables comedias como “Viviendo su vida”, 1954, de Norman Taurog, o “Loco por Anita”, 1956, de Frank Tashlin). En aquellos tiempos los roles estaban muy definidos: Dean Martin era el guaperas liante y seductor y Jerry Lewis el entrañable y bondadoso bobalicón; así que la ruptura de la pareja fue un revulsivo para que Lewis desplegase todo su ingenio humorístico. Tras una serie de divertidas comedias en las que lo mismo interpretaba a un reparador de televisores que tiene que cuidar a unos trillizos que a un extraterrestre, Lewis logró dirigir su primera película.

“El botones” explotaba la estructura en sketches que el cómico había usado en televisión (al principio del film incluso aparece un supuesto representante de la Paramount que explica que lo que vamos a ver no tiene trama) y la utilizaba para homenajear a los grandes cómicos del cine mudo (el nombre del protagonista, Stanley, hace referencia a Stan Laurel, célebre media naranja de Oliver Hardy, conocidos en España como ‘el gordo y el flaco’) y a contemporáneos como Jacques Tati.

Las peripecias del despistado y aniñado botones interpretrado por Lewis (que también escribió el guión, produjo el film y compuso la canción principal) sirvieron para demostrar su maestría con el humor físico, con las situaciones absurdas (cuando no directamente surrealistas) y con ese caos cómico ‘in crescendo’ que siempre acaba en desastre. En los años siguientes, Jerry Lewis dirigiría y protagonizaría hitos de la comedia de los 60 (aunque nunca fue apreciado del todo en EE.UU.) como “El terror de las chicas” (1961) o “El profesor chiflado” (1963), pero “El botones” sigue siendo la más intemporal (o avanzada a su tiempo: Lewis habla a cámara y hace un segundo papel interpretándose a sí mismo, lo que impregna el film de una especie de reflexión metalingüística).

 

– Para amantes de la comedia pura y dura.

– Imprescindible para quien quiera acercarse a ese payaso entrañable que fue Jerry Lewis.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies