CINEBLOG.NET

 

Michael Moore - 2004 - 'Fahrenheit 9.11'

El impresionante éxito internacional de “Bowling for Columbine” (2002), que logró el Oscar al mejor documental y una treintena de galardones en prestigiosos festivales como Cannes, San Sebastián o Chicago; posibilitó que el siempre incómodo y sarcástico Michael Moore (que ya había llamado la atención con “Roger y yo”, 1989, o “The Big One”, 1997) pudiese sacar adelante este agudo y demoledor documental que ahonda en la polémica figura de George W. Bush. Moore manipula cierta información, juega con el espectador y se aleja de la neutralidad que sería deseable en un documental riguroso; pero es que “Fahrenheit 9/11” no es un simple documento periodístico, sino que es un espectáculo cinematográfico que, además de poner al alcance de todos los trapos sucios del infame presidente, se propone (y lo logra) atrapar al espectador durante dos horas en las que no decae el interés gracias a su uso de diversos recursos narrativos.

Moore sigue la vida de George W. Bush desde su infancia y muestra como su familia había cultivado una larga ‘amistad de conveniencia’ con Arabia Saudí (con la familia de Bin Laden, por ejemplo), estableciendo lazos económicos que no pueden más que hacernos preguntas sobre la serie de increíbles coincidencias que rodean las relaciones entre el petróleo, el terrorismo, la política y la guerra.

Tal vez su condición de panfleto fílmico haya mermado la credibilidad del film, pero lo cierto es que Moore se apoya en una serie de datos incuestionables que ponen de manifiesto algunos secretos a voces de la sociedad, en particular el hecho de que la política es un nido de corrupción que se mueve por intereses económicos y usa al pueblo como instrumento a su antojo. Moore retrata a Bush como un monigote descerebrado y demagógico con una oleada de datos (que casi nos obliga a verla dos veces) y de una manera inteligente y pertinente, erigiéndose en una joya de la ironía, pero también en un documento imprescindible (que logró la Palma de Oro en Cannes entre otros muchos premios); una pena que cada espectador tienda a verla siempre con una idea preconcebida que no está dispuesto a cambiar.

 

– Para cualquiera que esté interesado en lo que se esconde tras la ‘aparente realidad’ que nos muestran los políticos y los medios de comunicación.

– Imprescindible para militantes contra la manipulación de las élites de poder con un lado cachondo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies