CINEBLOG.NET

 

Howard Hughes - 1930 - 'Los ángeles del infierno'El megalómano y polémico empresario Howard Hughes (al cual interpretó Leonardo Di Caprio en “El Aviador”, 2004, de Martin Scorsese) ya había tenido varios éxitos como productor cinematográfico cuando decidió lanzarse de cabeza a la ‘superproducción definitiva’ cuando solo tenía 21 años: un proyecto elefantiásico que le costó 4 millones de dólares (se publicitaba como la película más cara de la historia, superando supuestamente a “Ben-Hur”, 1925, de Fred Niblo) y tardó en completarse 3 años (lo que provocó que el proyecto inicial de ser un film mudo tuviese que reciclarse para rodarlo con sonido). Conocida la obsesión de Hughes por la aviación, era normal que quisiese realizar uno de esos films bélicos en los que el valor de los pilotos y sus hazañas aéreas atraían a la gente a los cines (“Alas”, 1927, de William A. Wellman, o “The Dawn Patrol”, 1930, de Edmund Goulding, por ejemplo); y el resultado fue una película sobresaliente, con unas impresionantes secuencias de combates aéreos que demuestran el tremendo despliegue técnico y una trama que, aunque sencilla y tópica, está llena de aciertos, descubrimientos y osadías.

“Los Ángeles del Infierno” cuenta la historia de Roy (James Hall) y Monte Rutledge (Ben Lyon), dos hermanos británicos muy distintos que tras estallar la I Guerra Mundial se alistan en el ejército. Roy está enamorado de Helen (Jean Harlow), una joven a la que tiene idealizada; pero ella no es tan recatada como parece y trata de seducir a su hermano Monte.

Aunque las actuaciones no sean muy destacables, la historia que desarrolla pueda resultar un tanto simplona y la dirección de Hughes excesivamente pasional (aunque fue ayudado por Edmund Goulding o James Whale), lo que no se puede negar a esta arriesgada proeza cinematográfica es la fuerza de su puesta en escena y la belleza de sus secuencias aéreas (sin maquetas y sin efectos especiales, coreografías en el aire y explosiones sin trampa ni cartón), su carácter innovador y su influencia incalculable (tanto técnica como cinéfila). Cine independiente pionero y efectivo, capaz de competir con los grandes estudios.

 

– Para amantes de los dramas románticos en tiempos de guerra.

– Imprescindible para estudiosos del origen de las superproducciones bélicas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies