CINEBLOG.NET

 

exorcistDiez años después de la mítica “El planeta de los simios” (1968), Franklin J. Schaffner regresaba a la ciencia-ficción (aunque con un registro muy diferente) a la vez que cerraba una década inmejorable en la que había dirigido films tan destacables como “Patton” (por la que logró el Oscar al mejor director en 1970), “Nicolás y Alejandra” (1971), o “Papillón” (1973). “Los chicos del Brasil” es un excelente thriller científico en torno a la entonces especulativa clonación (basado en la novela homónima de Ira Levin) que desarrolla ciertos dilemas morales amparado en una atractiva premisa que juega con ciertos ‘rumores’ populares (como la existencia de células nazis establecidas en sudamérica tras la II Guerra Mundial) para imprimir al argumento un realismo entre el cine de terror y el de investigaciones policíacas.

Barry Kohler (Steve Guttenberg) es un joven que sigue la pista de un grupo de nazis instalados en Paraguay. Barry se pone en contacto con un viejo cazador de nazis llamado Ezra Lieberman (Laurence Olivier), el cual le aconseja que abandone su investigación. Pero Barry no desiste y consigue escuchar una reunión presidida por el célebre doctor del III Reich Josef Mengele (Gragory Peck). El plan es asesinar a 94 personas en diversos países del mundo, pero ¿por qué?

“Los chicos del Brasil” se pregunta porqué las personas son como son, qué es lo que moldea nuestra personalidad y nuestras acciones; desarrollando el eterno debate sobre qué es lo que más influencia tiene en las personas: la genética o la educación. Aunque la producción es de segunda y los medios son exiguos (aunque lo suple contando con algunos de los mejores actores de la historia, aunque en horas bajas claro, como Gregory Peck, Laurence Olivier o James Mason; y una serie de secundarios excelentes: Denholm Elliott, Rosemary Harris o Bruno Ganz), el film mantiene el interés gracias a su misteriosamente intrigante trama, su atmósfera enrarecida (gracias al trabajo del mítico director de fotografía Henri Decaë y la partitura del siempre efectivo Jerry Goldsmith) y su estimulante mezcla de géneros.

 

– Para amantes de la ciencia-ficción que ha dejado de serlo.

– Imprescindible para fans de los más delirantes documentales sobre Hitler del Canal Historia.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies