CINEBLOG.NET

 

Guy Ritchie - 2008 - 'RocknRolla'

Tras casi una década en la que solo había dirigido un bodrio al servicio de Madonna (“Barridos por la marea”, 2002) y un interesante drama criminal (“Revolver”, 2005), Guy Ritchie volvió por los desenfadados fueros de “Lock & Stock” (1998) y “Snatch. Cerdos y diamantes” (2000) con este fresco y trepidante film de acción postmoderna que demostraba que la fórmula tarantiniana tan explotada a finales de los 90 (cine criminal con toques de comedia cargado de personajes, situaciones llamativas y diálogos chispeantes) aún podía dar entretenimientos de primera. Ritchie recicla en “RocknRolla” el espíritu de sus primeros films adaptando sus enrevesadas tramas barriobajeras, su ritmo vertiginoso y sus rimbombantes discursos (aunque un tanto vacíos) a los hábitos de consumo del siglo XXI, construyendo una pieza maestra de cine de usar y tirar; tan estimulante e intensa como fácil de digerir y olvidar.

El film se vertebra a partir de un negocio multimillonario con el que un mafioso ruso (Karel Roden) pretende comprar terrenos londinenses. De la operación se ocuparán Lenny Cole (Tom Wilkinson) y su secuaz Archy (Mark Strong); tendrán que ‘untar’ a un concejal (Jimi Mistry) para conseguir los permisos. Pero el dinero con el que pretenden comprar al concejal es muy atractivo y la contable del mafiso (Thadie Newton) contratará a unos delincuentes para que intercepten la entrega.

Aunque no estemos frente a una obra maestra hay muchas cosas que la han convertido en un film de culto, simpático y macarra, entre los espectadores más jóvenes: a esa actitud de ‘rapero megalómano y decadente’ de Johnny Quid, su humor negro, sus vibrantes escenas de acción (no obstante está producida por el gurú de la adrenalina Joel Silver) y su cuidada banda sonora (con temas de The Clash, Lou Reed o The Hives); tenemos que añadirle un reparto liderado por Gerard Butler en el que encontramos a Tom Hardy (en un divertido rol), Idris Elba, Jeremy Piven o Gemma Arterton).

 

– Para amantes del cine criminal y de acción sobrecargado de todo excepto de pretensiones.

– Imprescindible para los que echaban de menos al Guy Ritchie que disfrutaba con lo que hacía.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies