CINEBLOG.NET

 

George Lucas - 1971 - 'THX 1138'

Años antes de que revolucionase la ciencia-ficción cinematográfica con “La Guerra de las Galaxias” (1977), George Lucas ya mostró su interés por el género de una manera muy distinta. “THX 1138” es una distopía futurista que remite a “1984” de George Orwell, “Un mundo feliz” de Aldous Huxley o “Metrópolis” (Fritz Lang, 1927). Lucas desarrolló la idea de un cortometraje que había dirigido en la universidad, adentrándose en la alienación social y en la imposibilidad de llevar a cabo nuestras necesidades (sobre todo emocionales) en una sociedad llena de tabues y prohibiciones; apoyado en un aséptico estilo visual que enfatiza el control burocrático de la humanidad y un ritmo narrativo, un tanto contemplativo, que da a la película un tono de arte y ensayo que hizo que fracasase en taquilla (aunque posteriormente se ha convertido en un film de culto).

THX 1138 (Robert Duvall) vive en el siglo XXV, en una sociedad subterránea en la que se controla la conducta de las personas con drogas. Así consiguen que los trabajadores se concentren en sus labores dejando de lado los instintos más primarios, como el sexo. Cuando LUH 3417 (Maggie McOmie), su compañera de cuarto, trastoca la dosis de ‘medicina’ de THX 1138, este se enamora de ella y terminan teniendo relaciones sexuales. Pero las autoridades los separan y THX 1138 se escapará junto a SEN 5241 (Donald Pleasence) y emprenderá la búsqueda de su amada.

Aunque hoy día pueda parecer un tanto ingenua (sobre todo en su visión estética del futuro, aunque es indudablemente entrañable), la película es un atractivo ejercicio de estilo cargado de significado y armado por un arsenal de referencias literarias y cinematográficas (algo que también poseen “American Graffiti”, 1972, o la saga de “Star Wars”) tan estimulante como didáctico; además de tener ese poder de replicación tan propio de Lucas que hace que sea fuente de inspiración, homenajes y guiños varios en películas, series, cómics, canciones, videojuegos, … (incluidas las creaciones del propio Lucas).

 

– Para coleccionistas de distopías futuristas.

– Imprescindible para entender mejor la personalidad cinematográfica de George Lucas.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies