CINEBLOG.NET

 

Henry Hathaway - 1969 - 'Valor de ley'

La primera adaptación al cine de la novela de Charles Portis (que también protagonizó Jeff Bridges para los hermanos Coen en 2010) reunió a dos mitos fundamentales del cine en el último tramo de sus carreras: por un lado a Henry Hathaway (71 años), uno de los grandes directores del cine de acción y aventuras (“Tres lanceros bengalíes”, 1935, “El beso de la muerte”, 1947, o “Niágara”, 1953); y por otro a John Wayne (62 años), el gran icono actoral del cine del oeste, que logró un Oscar al mejor actor que premiaba una carrera repleta de obras maestras. Western crepuscular que nos presenta a uno de los grandes antihéroes del género (viejo, cascarrabias, borracho y amoral) por medio de una atípica historia de venganza con forma de viaje iniciático que profundiza en la compleja psicología de los personajes y en como los actos que cometemos marcan nuestra vida para bien o para mal.

Mattie Ross (Kim Darby) es una preadolescente con carácter que está decidida a encontrar a Tom Chaney (Jeff Corey), el cual asesinó a su padre. Para lograrlo contrata al marshall en horas bajas Rooster Cogburn (John Wayne). Con la ayuda del joven ranger La Boeuf (el cantante country Glen Campbell, que también cantó el tema principal del film: ‘True Grit’), emprenderán una peligrosa búsqueda.

A pesar de que la época en la que el público demandaba westerns parecía ya lejana, “Valor de ley” se convirtió en un éxito de taquilla (que provocó una secuela: “El rifle y la Biblia”, Stuart Millar, 1975, en la que repitió John Wayne) gracias a la intensidad imprimida por Hathaway, el carisma de Wayne, el ameno guión de Marguerite Roberts (en el que también tiene cabida cierto sentido del humor) y una serie de secundarios impagables (Robert Duvall, Dennis Hopper o Strother Martin); además del trabajo de otros dos veteranos imprescindibles: el siempre estupendo Elmer Bernstein (con más de un centenar de bandas sonoras a sus espaldas) y Lucien Ballard que fotografió con aliento clásico los épicos paisajes de Oklahoma.

 

– Para amantes del western más carismático.

– Imprescindible para conocer los últimos coletazos del cine clásico hollywoodiense.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies