CINEBLOG.NET

 

Fran Capra - 1944 - 'Arsénico por compasión'Con una atractiva premisa, unas divertidísimas interpretaciones (con unos secundarios excelentes entre los que destacan los inquietantes Raymond Massey y Peter Lorre), una serie de gags memorables y un tempo trepidante de comedia clásica de enredo, el director Frank Capra logró de una de las mejores comedias de la historia del cine (y uno de los hitos de la comedia negra). Capra era conocido como el gran artesano de las comedias bienintencionadas de los años 30 y 40; pero entre la ácida “Juan Nadie” (1941) y la obra maestra del optimismo “¡Qué bello es vivir!” (1946), tal vez afectado por lo que había visto en su etapa de documentalista bélico en la II Guerra Mundial (dirigió una decena de documentales entre 1942 y 1945), llevó al cine la obra de teatro de Joseph Kesselring, en la que crímenes, soledad, pobreza, locura y maldad pura se dan la mano en una irresistible trama de humor negro.

Mortimer Brewster (Cary Grant) es un crítico teatral mujeriego y cínico con respecto al matrimonio que decide casarse en secreto. Pero cuando va a dar la noticia a sus ancianas tías descubre que estas son unas asesinas en serie. En medio de todo en embrollo aparecerá el hermano de Mortimer (Raymond Massey), el cual está huyendo de la justicia.

Prácticamente en un solo escenario, Capra (y los guionistas Julius J. & Philip G. Epstein, ganadores del Oscar por “Casablanca”, 1942, de Michael Curtiz) mueve a sus personajes con mano maestra, sacándolos y metiéndolos en escena por medio de situaciones desternillantes y agudos diálogos con doble filo; y logrando contarnos una historia truculenta y controvertida con la ligereza y la frescura de una ‘screwball comedy’. El film también puede leerse como una parábola velada de la hipocresía gubernamental, donde tras los rostros de ancianos (Franklin D. Roosevelt, Winston Churchill, Charles de Gaulle o el propio Hitler) se escondían intenciones cuanto menos moralmente discutibles. Una obra maestra.

 

– Para cualquiera que quiera ver cine clásico sin dormirse.

– Imprescindible para todos los amantes de la comedia negra.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies