CINEBLOG.NET

 

Lars von Trier - 2003 - 'Dogville'Tras la remover corazones con “Rompiendo las olas”, Lars von Trier revolucionó el cine de los 90 con el Dogma95 (y su declaración de pureza cinematográfica), en las que se enmarcaban la perturbadora “Los Idiotas” (1998) o el cruel musical minimalista “Bailar en la Oscuridad” (2000). El éxito de estas producciones lo animó a anunciar su aún inconclusa ‘Trilogía de la Tierra de las Oportunidades’ dentro de los límites formales de su conocido manifiesto. “Dogville” fue la primera entrega de ese proyectado estudio moral sobre la sociedad estadounidense (la segunda entrega sería “Manderlay”, 2005, que no tuvo tanta repercusión, a pesar de ser un film atrevido y emocionante tanto visual como conceptualmente). El cine Dogma (sin respetar ciertas leyes, eso si) llegó a sus cotas más altas en esta inteligente propuesta que no se contenta con narrarnos una implacable historia que por sí sola podría sostener un film; sino que crea un ejercicio metalingüístico, en un escenario teatral imposible, que juega con el lenguaje narrativo, prescindiendo casi de cualquier artificio (pero con un reparto espectacular).

“Dogville” nos cuenta la llegada, y estancia, de Grace (Nicole Kidman) a un pequeño pueblo de montaña. Grace huye de unos gangsters y la comunidad, convencidos por el joven Tom (Paul Bettany), decide ayudarla. Grace trabaja para ellos en diversas tareas para pagar su amabilidad, pero los habitantes del pueblo comienzan a ser cada vez más codiciosos.

La ingeniosa puesta en escena de von Trier (que no deja indiferente a nadie) parece proponerse que el espectador no olvide en ningún momento que está viendo una película, aunque lo que de verdad nos muestra es que a pesar de encontrarnos sobre un escenario en el que el pueblo son solo marcas de tiza en el suelo la historia tiene el mismo impacto, o tal vez más. Von Trier pone de relieve las más inconfesables miserias humanas simplemente dando un poco de poder a una serie de ‘personas normales’. Una auténtica maravilla de ‘figura y fondo’, desoladora, perversa y provocadora, treméndamente dramática, despiadada y con una fuerza que pega al espectador a la pantalla.

 

– Para cualquiera interesado en la psicología humana más oscura.

– Imprescindible para quien piense que todo está inventado en el cine.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies