CINEBLOG.NET

 

Fred C. Newmeyer & Sam Taylor - 1925 - 'El estudiante novato'No es anecdótico que Harold Lloyd fuese considerado el tercer mejor cómico del cine mudo por detrás de dos mitos como Charles Chaplin y Buster Keaton. Su enorme talento para la acrobacia imposible (como se puede ver en la famosa escena de “El hombre mosca”, 1923, en la que cuelga de un reloj) y su aspecto de atribulado bonachón con grandes dosis de torpeza lo convirtieron en un intérprete perfecto para el ‘slapstick’ (o comedia física), tan abundante en las primeras décadas del cine. Con “El estudiante novato”, Harold Lloyd (y sus directores-guionistas habituales Fred C. Newmeyer y Sam Taylor) volvió a mezclar romanticismo un tanto ingenuo, con crítica social (y moral, en torno a la deseabilidad social y la superficialidad de las clases acomodadas) y con un sinfín de gags cómicos que aún hoy día sigue teniendo su gracia.

Harold Lamb (Harold Lloyd) es un joven de clase baja que consigue ir a la prestigiosa Tate University trabajando vendiendo lavadoras. Una vez en la universidad, Harold se convierte en blanco de novatadas por parte de los veteranos, mientras el piensa que en realidad se está haciendo alguien popular.

Pionera comedia universitaria (que ya trataba uno de los temas más recurrentes del género: la popularidad) con la que Lloyd consiguió otro gran éxito para su propia productora (y el mayor taquillazo de su carrera), la cual había inaugurado con otra obra maestra: “El tenorio tímido”, 1924. Harold Lloyd comenzó su carrera imitando a Chaplin para Mack Sennett, y como este había desarrollado con el tiempo una capacidad para la sátira que iba más allá de sus violentas piruetas; con “El estudiante novato” indagó en esta vertiente creando un irónico retrato de la institución universitaria como elitista y repleta de niñatos. Pero solo por ver a Lloyd corriendo con el balón en el climax final de la película merece la pena esta comedia imperecedera.

 

– Para interesados en descubrir a uno de los grandes de la comedia muda.

– Imprescindible para interesados en la intemporalidad de la comedia física.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies