CINEBLOG.NET

 

Francis Ford Coppola - 1983 - 'La ley de la calle'Después de que el fracaso de su ambicioso musical “Corazonada” (1981) arruinasesu estudio, Francis Ford Coppola (que había sido el director americano más destacado en los años 70 gracias a “El Padrino”, 1972, o “Apocalypse Now”, 1979) se embarcó en dos films basados en novelas de Susan E. Hinton, de gran éxito entre los jóvenes. El resultado fue la estupenda “Rebeldes” (que presento a una nueva generación de actores que triunfarían en los 80) y la tenebrosa y desencantada “La ley de la calle”, ambas estrenadas en 1983. Con “La ley de la calle” Coppola abandonó el realismo crudo de “Rebeldes” para embarcarse en un desbordande ejercicio de lirismo cinematográfico, surreal y pesimista, estéticamente atrevido y conceptualmente complejo.

Rusty (Matt Dillon) es el hermano de una leyenda del pueblo: un ex-pandillero conocido como ‘el chico de la moto’ (Mickey Rourke). Rusty quiere ser como su hermano y se dedica a meterse en problemas en las calles de Tulsa, Oklahoma, tal vez huyendo de un padre alcohólico (Dennis Hopper) y una madre ausente. Pero ‘el chico de la moto’ parece un tanto desencantado de esa vida.

Coppola convirtió lo que iba a ser un producto meramente alimenticio en una bella reflexión sobre el paso del tiempo, y la dificultad de seguir hacia adelante, que se mira en el Expresionismo (sobresaliente la fotografía en blanco y negro de Stephen H. Burum), en la Nouvelle Vague y el cine existencialista para componer un cinéfila y poética sinfonía de tenebrosas imágenes y personajes inadaptados que funciona perfectamente como retrato implacable de la juventud. A esto hay que añadir un reparto idóneo repleto de caras conocidas (Diane Lane, Nicolas Cage, Chris Penn, Tom Waits o Laurence Fishburne) y una elegante banda sonora de Stewart Copeland (batería de The Police), así como una serie de secuencias inolvidables (esos peces luchadores como único punto de color de todo el film) que demostraban las aspiraciones autorales de Coppola.

 

– Para amantes de las historias de bandas juveniles contadas con tempo lento.

– Imprescindible para quien se pregunte cual fue la última gran película de Francis Ford Coppola.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies