CINEBLOG.NET

 

Woody Allen - 1992 - 'Maridos y Mujeres'La última película de Woody Allen con Mia Farrow (con la que rodó 12 films) es probablemente su obra más personal y oscura. Aún amparándose en su habitual esquema de comedia agridulce en torno a las relaciones de pareja, Woody Allen se sumerge con una agresividad inusual en esta historia que remitía a la propia situación del director con su pareja (el escándalo saltó cuando se destapó la relación de Allen con la hija adoptiva de Farrow, Soon Yi Previn), lo que en mayor o menor medida se puede considerar una constante en su cine. El film ahonda en la intimidad de los personajes con un estilo cercano al documental gracias a su uso de la ‘cámara en mano’; haciendo de esta reflexión sobre el ideal de pareja, y como este afecta a las relaciones reales, un ejercicio de costumbrismo y realismo emparentado con John Cassavetes y las vanguardias europeas de los 60.

Gabe (Woody Allen) y Judy (Mia Farrow) son un matrimonio que salea cenar con otro matrimonio amigo: Jack (Sydney Pollack) y Sally (Judy Davis). Jack y Sally informan a Gabe y Judy que se van a divorciar, lo que provocará que estos comiencen a plantearse la estabilidad de su propia situación. Esto desencadenará en Gabe tonteando con una alumna (Juliette Lewis) y Judy haciendo lo mismo con Michael (Liam Neeson), un compañero de trabajo.

Tenemos los geniales diálogos de Woody Allen, agudos, divertidos, profundos e irónicos que exponen una lluvia de ideas acerca e la vida amorosa y las relaciones de pareja (sigue muy presente esa máxima que dictaba en “Annie Hall”, 1977, ‘No quiero pertenecer a un club que me tenga a mi como miembro’); tenemos una buen reparto con actuaciones naturales y convincentes; tenemos la esmerada producción de Robert Greenhut, el diseño de producción de Santo Loquasto, el estupendo trabajo de cámara de Carlo Di Palma y la banda sonora jazzística marca de la casa; tenemos esa pesimista disección social de las clases acomodadas (no sin cierto cariño) que ha convertido a Allen en un clásico; ¿qué más podemos pedir? Cine intelectual en el mejor sentido de la palabra, sin artificios, sencillo, pero trascendental. Para desentrañar los recovecos de la carrera de Woody Allen. Imprescindible para morbosos de la vida de los famosos amantes del cine de autor.

 

– Para desentrañar los recovecos de la carrera de Woody Allen.

– Imprescindible para morbosos de la vida de los famosos y amantes del cine de autor.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies