CINEBLOG.NET

 

Fred M. Wilcox - 1956 - 'Planeta Prohibido'El director estadounidense Fred M. Wilcox (responsable del debut de la famosa perra Lassie en el cine: “La cadena invisible”, 1943) habían hecho dramas, cine criminal y hasta musicales, pero fue la ciencia-ficción la que grabó su nombre en los anales del cine. “Planeta Prohibido” es uno de los clásicos más rutilantes del cine de ciencia-ficción de los 50 (la década en la que el género explotó gracias a pesadillas atómicas e invasiones de otros mundos) y por extensión de la historia del cine; por sus rudimentarios, pero geniales para su época, efectos especiales (que incluyen monstruos animados por la Disney); por su misterioso y épico argumento (basado en “La Tempestad” de William Shakespeare); por su carismático reparto (con una estrella como Walter Pidgeon, una ‘sex symbol’ como Anne Francis y un joven que con el tiempo se convertiría en icono de la comedia absurda); y por ser el debut de Robby the Robot (que causó sensación hasta el punto de protagonizar películas y aparecer en infinidad de series de televisión como actor invitado).

El comandante John J. Adams (Leslie Nielsen) dirige una expedición al planeta Altair IV, al que hace 20 años se envió una expedición. Allí conocerá al Dr. Morbius (Walter Pidgeon), el cual se ha instalado en el planeta y posee una tecnología muy avanza. Esto hará sospechar al comandante que algo extraño está ocurriendo.

Pero “Planeta Prohibido” no solo es una excelente muestra de aventuras y ciencia-ficción causante de centenares de homenajes, guiños y referencias, sino que además ostenta el honor de que Anne Francis se convirtiese en la primera actriz en aparecer en minifalda en una película (lo que escandalizó a los sectores más conservadores, en España no se estrenó hasta los años 60). Un planeta lejano, extraterrestres, robots, una banda sonora de música electrónica de los años 50 (theremin incluido), científicos al borde de la locura, una chica guapa y un héroe, ¿qué más se puede pedir?

 

– Para todos los aficionados a las tragedias espaciales.

– Imprescindible para los nostálgicos de la ciencia-ficción clásica.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies