CINEBLOG.NET

 

Billy Wilder - 1981- 'Aquí un amigo'El público y la crítica se mostró bastante suspicaz con el último film del gran Billy Wilder (“El crepúsculo de los dioses”, 1950, “Con faldas y a lo loco”, 1959, o “El apartamento”, 1960). Es cierto que no está a la altura de las obras maestras del realizador austriaco, pero eso es lo que se puede decir del 99% de las películas que existen. “Aquí un amigo” (basada en una obra teatral de Francis Veber) es una delicia por muchas razones: por ser la tercera colaboración de Wilder con los míticos Jack Lemmon y Walter Matthau (tras “En bandeja de plata”, 1966 y “Primera plana”, 1974), cuya química se convierte en uno de los cimientos del film; por su condición de comedia pura vertebrada sobre un argumento que bien podría pertenecer a otro género (como Wilder hizo en “Traidor en el infierno” con los campos de prisioneros, 1953, por ejemplo); por sus divertidos secundarios, entre los que destaca un contenido Klaus Kinski; y por supuesto por ser un divertido e inteligente ejemplo del cine del maestro.

Trabucco (Walter Matthau) es un asesino a sueldo que antes de retirarse para siempre ha de completar un trabajo. Tiene que asesinar a un testigo protegido antes de que pueda hablar durante el juicio. Se instalará en un hotel frente a los juzgados con una escopeta de francotirador, pero la irrupción de un tipo que quiere suicidarse porque su mujer lo ha dejado (Jack Lemmon) pondrá su plan patas arriba.

El carácter intratable y gruñón de Matthau y el pateticismo bondadoso de Lemmon vuelven a complementarse, dando lugar a una serie de elegantes enredos entre el humor negro y la ‘buddy movie’. El film también se puede verse como la despedida consciente de Wilder del mundo del cine, que como el personaje de Trabucco, quería retirarse del mundanal ruido tras pasar toda una vida dedicado a hacer películas. Sea como sea, “Aquí un amigo” desprende oficio y buen hacer, es un entretenimiento de primera surgido de un tiempo pasado (en una época en que la comedia americana estaba abonada a lo chabacano y lo absurdo).

 

– Para amantes de la comedia negra de enredo.

– Imprescindible para mitómanos de la comedia americana.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies