CINEBLOG.NET

 

Guillermo del Toro - 2008 - 'Hellboy II. El ejército dorado'El cine de Guillermo del Toro ha ido transformándose progresivamente (desde la austeridad de “Cronos”, 1993) en una megalómana montaña rusa estética sustentada en un desmedido gusto por los detalles técnicos y referenciales en detrimento de la solidez y la credibilidad de la historia (“Pacific Rim”, 2013, es un claro ejemplo de ello). Así como “El laberinto del Fauno” (2006) es su cima en cuanto a profundidad argumental y gravedad; “Hellboy II. El ejército dorado” supone su mejor aportación al puro espectáculo sin pretensiones, repleto de escenas de acción, diálogos cachondos, artefactos extraños y monstruos malignos. El original personaje de Mike Mignola conderva en manos de del Toro (y en la insustituible presencia de Ron Perlman) su halo de antihéroe inmaduro y amante de la cultura popular, una carismática mezcla de heroe de acción ochentero, cazafantasmas, exorcista y adolescente airado de un film de John Hughes.

Hellboy (Ron Perlman) y sus compañeros de la A.I.D.P. (Agencia de Investigación y Defensa Paranormal), Abe Sapiens (Doug Jones) y Liz Sherman (Selma Blair) investigan al príncipe Nuada (Luke Goss), el hijo de un antiguo rey que quiere despertar al ‘Ejército Dorado’, formado por gigantescos autómatas, para acabar con la raza humana.

Lo de menos es el arrebatado hilo argumental en esta consecución de deslumbrantes efectos especiales, grotescas criaturas fantásticas y submundos ocultos con forma de ‘superproducción de autor’ tan predecible como entretenida; dos horas de aventuras que beben de diversas fuentes pulp (las conspiraciones nazis, la fantasía heróica, la acción detectivesca, …) y géneros de cómic (el terror, los superhéroes, los grupos secretos gubernamentales, …) para regalarnos este artificio imperfecto pero brillante, un claro ejemplo de cine mastodóntico al servicio del frikismo (a veces del Toro se comporta más como un coleccionista de figuras articuladas y de parafernalia curiosa que como un director al uso).

 

– Para satánicos amantes del cine de acción y aventuras.

– Imprescindible para los que prefieren la figura al fondo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies