CINEBLOG.NET

 

John Carpenter - 1980 - 'La niebla'El director neoyorquino John Carpenter volvió al cine de terror de bajo presupuesto (tras el biopic televisivo “Elvis”, 1979, con Kurt Russell como el Rey del Rock) que tan buenos resultados le había dado en “Asalto a la comisaría del distrito 13” (1976) o el megaéxito “La noche de Halloween” (1978); y lo hizo con este ingenioso y carismático relato que tiene en su sencillez, su falta de pretensiones y su desacomplejado amor por el género sus mejores bazas. Carpenter vuelve a crear una atmósfera inquietante y peligrosa gracias a sus sinuosos movimientos de cámara y sus dotes para componer melodías minimalistas cargadas de misterio. “La niebla” no necesita de excesos hemoglobínicos ni deslumbrantes efectos especiales para conseguir que funcione este sugerente cuento de fantasmas que mezcla los universos literarios de Poe o Lovecraft con el cine de la Hammer y las producciones de terror de los años 50 (esas en las que un pueblo era asediado por la criatura de turno).

En 1880, un barco cargado de leprosos, guiado por una señal falsa, naufraga en la costa de California, en la localidad de Antonio Bay. En 1980, mientras se prepara el centenario del pueblo, una extraña niebla parece inundarlo todo. Pero la niebla no viene sola, ya que parece contener alguna clase de amenaza que está haciendo que cunda el pánico en Antonio Bay.

Aunque “La niebla” no goce de la popularidad de “La Cosa” (1982), “Golpe en la pequeña China” (1986) o “Están vivos” (1988), podemos apreciar como Carpenter se lo pasa en grande creando situaciones de suspense, presentándonos a sus habituales personajes (a este tipo duro que interpreta Tom Atkins hay que añadir a su esposa de 1979 a 1984, Adrianne Barbeau o Jamie Lee Curtis, a la que se une su madre, Janet Leigh; homenaje explícito a Alfred Hitchcock) y creando imágenes turbadoras y recurrentes (esa niebla expandiéndose por los oscuros parajes solirarios es el miedo materializado). Carpenter se lo pasa tan bien que no se preocupa de mucho de ponerle un broche muy elaborado; no son necesarias para el más explicaciones, lo importante de “La niebla” es el viaje, no la meta.

 

– Para amantes de las películas de miedo en toda regla.

– Imprescindible para amantes del cine de terror que prefieren lo sugerente a lo explícito.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies