CINEBLOG.NET

 

François Truffaut - 1973 - 'La noche americana'Enamorado del cine en general y del oficio de cineasta en particular, era cuestión de tiempo que el director francés François Truffaut se embarcase en un film de ‘cine dentro del cine’ en el que abordase con su cinefilia y su gusto por el realismo emocional el ‘universo humano, artístico y técnico’ que se crea en torno al rodaje de una película. Aunque la Nouvelle Vague (a la que Truffaut había dado algunas de sus mejores obras, como “Los 400 golpes”, 1959, o “Jules y Jim”, 1962) parecía quedar atrás, el ya veterano director parisino seguía esgrimiendo un tono vanguardista que posibilitaba una narración compleja pero ligera que se mueve entre los entresijos del rodaje y las historias personales de los implicados; un maravilloso homenaje al hecho de contar historias por medio de películas, que ahonda en el acto de la creación artística con emoción, sinceridad y conocimiento de los placeres y las miserias  que entraña.

Ferrand (el propio François Truffaut) es el director de una película que va a reunir a las viejas estrellas Alexandre (Jean-Pierre Aumont) y Séverine (Valentina Cortese) con jóvenes promesas como el prepotente Alphonse (el actor fetiche del director: Jean-Pierre Léud) y la actriz inglesa Julie (Jacqueline Bisset), la cual tiene una crisis nervisosa debido a la polémica que rodea a su matrimonio con un hombre mucho mayor que ella.

El film propone con ironía un dualismo que contrapone lo que sucede en el set de rodaje y fuera de el; dos mundos distintos que se complementan y retroalimentan (y que al fin y al cabo son el mismo), dos mundos que se ‘aman’ (la vida ama el cine y el cine ama la vida, a la que dedica su propia existencia). Por ello, Truffaut convierte el film en un catálogo de diferentes maneras de amar: el amor homosexual, con diferencias de edad, el ocasional, el reencontrado, el desamor, … Y eso es precisamente lo que “La noche americana” significa para su autor: una carta de amor a ese medio que lo encandiló desde que de pequeño disfrutaba del cine clásico de Hollywood en la oscuridad de una sala.

 

– Para amantes del cine coral a la francesa.

– Imprescindible para interesados en las disecciones emocionales del proceso de creación de una película.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies