CINEBLOG.NET

 

1999

Charlie Kaufman se reveló como el más bizarro, surrealista y perturbador guionista del momento con esta película que va del drama a la comedia y de la fantasía al thriller con ligereza e interés gracias al pulso firme, moderno y freak de Spike Jonze (“Adaptation (El ladrón de orquídeas)”, 2002, “Donde viven los monstruos”, 2009, o “Her”, 2013), que debutaba en el cine tras dirigir videoclips de éxito para Beastie Boys, Weezer o Björk. John Malkovich se prestó para esta locura que crearía escuela (hoy día es habitual encontrar a actores interpretándose a sí mismos fuera de los meros cameos) y que se convirtió en el estandarte de un nuevo cine más autorreferencial que mezcla lo culto con lo popular, lo imposible con lo cotidiano (ejemplos de esto son Michel Gondry o David O’Russell). Un delirante ejercicio de deconstrucción argumental que sale a flote gracias a un reparto excelente y una hipnótica capacidad de sorprender y saltar de género.

Craig Schwartz (John Cusack) ha fracasado, a pesar de su enorme talento, en el mundo de las marionetas, así que consigue un trabajo en una oficina de Manhattan (en un extraño piso 7½). Un día, detrás de un armario, descubre una pequeña puerta; cuando penetra en ella se transporta directamente a la cabeza del actor John Malkovich.

El complejo y extravagante guión de Charlie Kaufman (que se pasó a la dirección con la críptica “Synecdoche, New York”, 2008) está plagado de referencias que ahondan en el absurdo, lo surreal, lo claustrofóbico y lo trágicamente romántico de la trama (encontramos referencias a Fellini o “La semilla del diablo”, a Franz Kafka o Goethe). Así, esta arriesgada obra maestra moderna, más que quedarse en su original premisa, se convierte en un denso viaje a través de numerosas ideas que surgen de la memoria cinéfilo-emocional de Kaufman reflexionando acerca del arte y sus creadores, las relaciones personales, el éxito o la sociedad; siempre en una atmósfera enrarecida, casi onírica (enriquecida por la apagada fotografía de Lance Acord), donde cualquier cosa puede ocurrir.

 

– Para todos los que quieran disfrutar con una rareza repleta de detalles geniales.

– Imprescindible para quien aún no conozca a Charlie Kaufman.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies