CINEBLOG.NET

 

Irving Pichel & Ernest B. Schoedsack - 1932 - 'El malvado Zaroff'Sobre el cuento corto (‘The most dangerous game’), publicado en 1924, de Richard Connell se unieron una serie de talentos amantes del género fantástico que construyeron este memorable film de culto, que mezcla las aventuras selváticas, el terror y el suspense; en el que se utilizaba por primera vez en el cine la premisa de la ‘caza de hombres’. En poco más de una hora de metraje y con un presupuesto ínfimo, los polifacéticos Irving Pichel (“Con destino a la luna”, 1950) y Ernest B. Schoedsack (“El gran gorila”, 1949) confeccionaron esta descabellada delicia pulp. Un estupendo villano enfrentado a un héroe incorruptible, persecuciones trepidantes, un debate moral tan ingenuo como entrañable, su sencilla y contundente puesta en escena, un reparto muy adecuado y su original argumento, han convertido este film adelantado a su tiempo en un clásico.

Tras el naufragio del barco en el que viajaba, el famoso cazador Bob Rainsford (Joel McCrea) va a parar a una isla de la costa oeste de Sudamérica, en la que el Conde Zaroff (Leslie Banks), un ruso expatriado,  lo recibe en su castillo. Allí se encuentran supervivientes de otro barco hundido. Pero las intenciones del Conde Zaroff no son tan bondadosas como parecía.

El film propone un atractivo juego de espejos entre el cazador y la presa (los roles cambian varias veces), además de cierta reflexión sobre la caza como acto de dominación del hombre sobre la naturaleza (de hecho es un film que admite diversas interpretaciones, lo que ha hecho aumentar su popularidad), todo sin olvidar su condición de puro entretenimiento y su espíritu de film de serie B (cuando esta aún no existía como tal). “El malvado Zaroff” se grabó por las noches, usando los escenarios en los que se estaba rodando durante el día “King Kong” (codirigida por el propio Schoedsack y Merian C. Cooper); contando además con parte del reparto y el equipo técnico (comparten guionista, James Ashmore Creelman; actores como Fay Wray o Robert Armstrong; ambas bandas sonoras son del mítico Max Steiner). Para los que piensan que todo el cine clásico es igual. Imprescindible para coleccionistas del mejor cine de bajo presupuesto.

 

– Para los que piensan que todo el cine clásico es igual.

– Imprescindible para coleccionistas del mejor cine de bajo presupuesto.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies