CINEBLOG.NET

 

Alfred Hitchcock - 1972 - 'Frenesí'Fue una pena que el gran Alfred Hitchcock no pudiese penetrar más en el cine de ‘psycho killers’ de los 70 (que el mismo había posibilitado gracias a la pionera “Psicosis”, 1960), con la desvergüenza, la libertad y la truculencia que lo caracterizó; porque con “Frenesí” demostró que se sentía muy bien desplegando sus ideas más oscuras y crueles con una explicitud que no había podido mostrar en décadas anteriores. Pero Hitchcock se sumerge en el que es posiblemente su film más violento y agresivo con su habitual estilo (sus característicos planos detalle a su retorcido humor negro y su sadismo, sin olvidar su brillante sentido del suspense), revisitando y modernizando su personal universo (no solo volvió al argumento de sus primeros films: “El enemigo de las rubias”, 1927; sino que volvió a rodar un film 100% británico tras más de dos décadas de “Pánico en la escena”, 1950).

En un Londres amenazado por el ‘asesino de la corbata’, un violador que tiene a la policía londinense en alerta, Richard Blaney (Jon Finch), un veterano alcohólico, pierde su trabajo en un bar. Richard sale esa noche a cenar con su exmujer (Barbara Leigh-Hunt) y discuten en público. Por esto, cuando ella aparece estrangulada en su oficina, la policía detiene a Richard.

Pero Hitchcock no funda el suspense esta vez en el desvelamiento de quien es el verdadero asesino; desde el principio sabemos que Richard no es el culpable (de nuevo el tema recurrente en su carrera del ‘falso culpable’), así que la intriga recae en si el asesino pagará por sus crímenes o no. Tras un par de irregulares pero apreciables films de espionaje (“Cortina rasgada”, 1966, y “Topaz”, 1969), el director inglés vuelve a la psicopatía, el sexo y el crimen con su penúltimo largometraje (su último film sería el infravalorado thriller “La trama”, 1976); divirtiéndose mostrándonos a su modo las escenas de los asesinatos, jugando a reirse de los aspectos más lúgubres de la mente humana y siguiendo los pasos de un personaje en el que podemos encontrar paralelismos con las difíciles y célebres relaciones del propio Hitchcock con sus actrices.

 

– Para seguidores del subgénero de asesinos psicópatas.

– Imprescindible para los que solo conozcan los films más populares de Alfred Hitchcock.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies