CINEBLOG.NET

 

John Landis - 1980 - 'Granujas a todo ritmo'Después de cambiar el panorama de la comedia estadounidense con la exitosa “Desmadre a la americana” (1978) y antes de hacer lo propio con el cine de terror en “Un hombre lobo americano en Londres” (1981), John Landis demostró su frescura y su ingenio con esta gamberrada melómana concebida como un alocado cartoon y rodada como una fiesta con los amigos (la lista de cameos es digna de ‘Torrente’; y no por casualidad, John Landis apareció en un cameo en “Torrente 3: el protector”, 2005); esta divertidísima y frenética comedia musical es una carta de amor a la música soul a través de la historia de redención golfa de los icónicos Blues Brothers (el cazafantasmas Dan Aykroyd y el fallecido poco después John Belushi). Toda una gozada construida a base de grandes números musicales, épicas persecuciones en coche por las calles de Chicago, una serie de bizarros personajes (como la princesa Leia, Carrie Fisher, y su implacable vengadora) y un carismático duo protagonista; todo aderezado con desenfadado tono entre el cine de acción, el comic, los dibujos animados y la comedia más ácida.

La mejor adaptación hasta la fecha de unos personajes del Saturday Night Live, enfrenta a los hermanos Jake (John Belushi) y Elwood Blues (Dan Aykroyd) al problema de conseguir dinero para que no cierren el orfanato de monjas en el que crecieron. Los Blues Brothers comenzarán a reunir a su vieja banda para hacer un concierto con el que recaudar el dinero.

Una de las razones capitales para asomarse a esta maravilla de culto (tan irregular en su ejecución como cargada de secuencias, personajes y elementos convertidos en iconos culturales) es que para la función consiguieron a leyendas vivas como Aretha Franklin, Ray Charles, James Brown, Cab Calloway o John Lee Hooker, introduciéndolos en simpáticos papeles (todos ellos con canción incluida, claro) a lo largo de una trama típica y un tanto torpe que termina siendo lo de menos en este estimulante festival de rostros conocidos, gags humorísticos y guiños cómplices que vuelve a demostrar las virtudes de la ‘Generación Spielberg’ para el cine de entretenimiento.

 

– Para recuperar ese talento de los 80 que fue John Landis y recordar al excesivo John Belushi.

– Imprescindible para los amantes de la música soul.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies