CINEBLOG.NET

 

MCDSTIS EC004Remake homónimo del excelente film que William A. Wellman dirigió en 1937 (y que volvería a ser versionado en 1976 con Barbra Streisand y Kris Kristrofferson), “Ha nacido una estrella” es una de las aproximaciones más certeras y emocionantes a la fama y la farándula que jamás se han rodado. Las reconocidas capacidades de George Cukor (“Historias de Filadelfia”, 1940, “La costilla de Adán”, 1949, o “My fair lady”, 1964) para la dirección de actrices se alió con el talento de Judy Garland, en su regreso al cine tras un lustro alejada de las cámaras, para iniciar una etapa más madura que cimentaría aún más su condición de icono cinematográfico (tras 20 años de popularidad logró aquí su primera nominación al Oscar). Al argumento de su precedente, la versión de Cukor añadía una serie de estupendas canciones de Harold Arlen y Ira Gershwin que se mezclaban con el drama romántico en un cóctel irresistible enriquecido por la credibilidad de sus retratos psicológicos.

Norman Maine (James Mason) es un actor en decadencia debido a su alcoholismo que conoce a Esther (Judy Garland), una joven cantante. Norman cree que Esther puede triunfar en el mundo del cine y decide ayudarla a conseguirlo. Norman y Esther terminan casándose, pero el ascenso de ella en el mundo de los musicales cinematográficos coincide con el declive cada vez más acentuado de el.

Una de las muestras imprescindibles de ese subgénero siempre ácido de ‘cine dentro del cine’ que intenta mostrarnos el lado menos glamuroso de la industria, que indaga en los entresijos más oscuros de la figura del actor, dependiente de la fama hasta tal punto de que su propia vida deja de tener sentido sin ella. El contraste entre los roles de un contenido y complejo James Mason y una ingenua y entrañable Judy Garland funciona como motor de esta historia que cobra una dimensión más amplia cuando establecemos paralelismos con la vida de su protagonista femenina, la cual también tomo el camino de la autodestrucción cuando su carrera comenzó a decaer.

 

– Para coleccionistas de los mejores musicales de la historia.

– Imprescindible para interesados en el mundo interior del actor.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies