CINEBLOG.NET

 

William Cameron Menzies - 1953 - 'Invasores de Marte'El oscarizado director artístico William Cameron Menzies (responsable del diseño de producción de “Lo que el viento se llevó”, 1939, de Victor Fleming) se apuntó a la fiebre de la ciencia-ficción de los años 50 (avivada por los adelantos nucleares y por la ‘amenaza comunista) con esta carismática producción de bajo presupuesto que aborda el subgénero de invasiones extraterrestres desde el punto de vista de un niño. Alejándose de propuestas similares de la época en las que la historia era claramente una parábola del peligro de las armas nucleares (“Ultimátum a la Tierra”, 1951, de Robert Wise) o de la influencia ideológica (“La invasión de los ladrones de cuerpos”, 1956, de Don Siegel), Menzies construye un film más recreativo envuelto en una atmósfera de terror y paranoia en el que un argumento ingenuo e inverosimil y unos efectos especiales artesanales (algunos pioneros en su momento) nos transportan a una auténtica gozada para nostálgicos.

David McLean (Jimmy Hunt) es un niño que un día ve caer un meteorito cerca de su casa. su padre (Leif Erickson) va a ver lo que ha pasado y cuandpo vuelve no se comporta de la misma manera. David sospecha que algo está transformando a la gente del pueblo en seres fríos y hostiles, lo que lo llevará a investigar el meteorito y descubrir que en realidad es una nave espacial extraterrestre.

“Invasores de Marte” es uno de esos entretenimientos descabellados pero icónicos que nos transportan a otra época y a otra concepción del cine y de la vida; un viaje pesadillesco y un tanto surrealista por la concepción de los aliens como ‘ladrones de cuerpos’ (con ese saturado colorido, los escenarios del propio Menzies y la onírica banda sonora de Raoul Kraushaar); una obra inseparable de los años 50 que puede seguir siendo disfrutada por el público actual distanciándose irónicamente del hecho de que los marcianos sean tipos en pijama y los personajes se comporten como salidos de un folletín (por otra parte esto también es un aliciente para los seguidores que la han convertido en un film de culto).

 

– Para interesados en la llamada ciencia-ficción clásica.

– Imprescindible para cinéfilos interesados en los contextos históricos.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR