CINEBLOG.NET

 

Nacho Vigalondo - 2007 - 'Los Cronocrímenes'Tras una serie de cortos que le habían dado prestigio (incluso logrando una nominación al Oscar), Nacho Vigalondo se lanzó al largo con esta impecable reducción al absurdo de la paradoja temporal. Utilizando unos pocos elementos explotados al máximo, el director de “Open Windows” (2014) construye un ingenioso rompecabezas con forma de thriller con viajes en el tiempo repleto de aciertos visuales y golpes de efecto; en el que el espectador va desvelando poco a poco una suerte de argumento fractal en el que nada está ahí por que sí. Ayudado por el trabajo del siempre excelente Karra Elejalde, Vigalondo despliega ciertas ideas que ya estaban en su ‘filmografía casera’ de aquel mismo año, como la presencia de un mismo personaje desdoblado (como en ese ingenioso divertimento protagonizado por Carlos Areces: “Cambiar el mundo”) o la irrupción de lo fantástico en una historia cotidiana (como en el divertido minicorto “Domingo”).

Héctor (Karra Elejalde) se encuentra en su casa de campo cuando ve entre los árboles a una mujer desnudándose. Cuando se acerca al lugar donde cree haber visto a la mujer un hombre con la cara liada con vendas lo ataca con unas tijeras. Héctor huye hasta unas extrañas instalaciones científicas, donde un joven lo esconderá en un artefacto que resulta ser una máquina del tiempo.

Vigalondo demuestra que se puede hacer buen cine de ciencia-ficción en España, sin necesidad de grandes presupuestos, simplemente con el talento y la generosidad suficiente como para dar al espectador todo lo que quiere; sumergiéndolo en un sugerente y terrorífico juego de descubrimiento retroactivo que permite que el film se enriquezca en un segundo visionado. Tal vez “Los cronocrímenes” no esconda un trasfondo filosófico, existencial, moral o político pero es que Vigalondo es uno de esos cinéfilos apasionados del cine de entretenimiento, un habitual de los carismáticos éxitos de la ciencia-ficción de los videoclubs de los 80, fascinado por los entresijos del final de “Regreso al futuro II” o por las implicaciones paradógicas del argumento de “Terminator”.

 

– Para todo aquel que se ha criado viendo cine fantástico.

– Imprescindible para los que piensan que en España no se hacen buenas películas de género.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies