CINEBLOG.NET

 

Joe Dante - 1989 - 'No matarás... al vecino'Tal vez “No matarás… al vecino” no tuviese la repercusión de otros films de Joe Dante (“Aullidos”, 1981, “Gremlins”, 1984, o “El chip prodigioso”, 1987), pero su permanencia en el subconciente popular gracias a su condición de producto ‘videoclubero’ por excelencia y sus numerosos pases televisivos la han ido convirtiendo en una joya de culto del cine de entretenimiento de los 80. Dante prosiguió su cinéfila y recreativa empresa de revisitar los distintos palos del cine de género con esta amena mezcla de cine de terror y comedia residencial que acumulaba los suficientes elementos como para asegurar la diversión absoluta del espectador: un reparto repleto de caras conocidas (a Tom Hanks se unen Carrie Fisher, Corey Feldman o Henry Gibson), un efectivo argumento que parte de lo cotidiano para llegar a lo extraordinario y una realización que nos intruduce con sabiduría y ligereza en este entrañable barrio.

Ray Peterson (Tom Hanks) vive con su esposa (Carrie Fisher) y su hijo en un vecindario de extrarradio. Cuando la siniestra familia Klopek se traslada a la casa de al lado, Ray empieza a sospechar que estos son una especie de asesinos psicópatas. Junto a sus vecinos Mark (Bruce Dern) y Art (Rick Ducommun) comenzará a investigar a los Klopek.

Cine familiar sin más pretensiones, predecible y un tanto reiterativo, pero divertido como el que más y perdurable como un recuerdo agradable de la infancia. La simpática interpretación de un Tom Hanks que venía de ser nominado al Oscar por “Big” (Penny Marshall, 1988), la misteriosa banda sonora de Jerry Goldsmith y la tétrica caracterización de los Klopek elevan el interés de esta enésima incursión del terror en el ‘American Way of Life’. Como el personaje interpretado por Corey Feldman (en la época en que solía formar duo interpretativo con Corey Haim), solo tenemos que acomodarnos y dejarnos llevar por las improbables y esperpénticas aventuras de estos padres de familia que afrontan sus crisis de la mediana edad con paranoias criminales y mucho sentido del humor.

 

– Para amantes del extinto cine familiar de los 80.

– Imprescindible para los que quieran evadirse durante hora y media.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies