CINEBLOG.NET

 

Tras llamar la atención con dos comedias de culto (“Zombies Party”, 2004, y “Arma Fatal”, 2007) ambas enmarcadas en géneros predeterminados (terror y acción respectivamente), Edgar Wright desplegó toda su imaginería para ponerla al servicio de esta frenética comedia de acción posadolescente basada en un cómic basado en una canción (‘Scott Pilgrim’ de Plumtree). Una pirotécnia pop deslumbrante cargada de estética y referencias a los videojuegos, a los píxeles, al rock indie, el cómic japonés y a la cultura del veinteañero eterno adolescente. El sentido, la realidad, la ética predominante y el mundo tal y como las ‘responsabilidades maduras’ lo conciben desaparece para dar paso a un festival de bizarras peleas, relaciones inmaduras, personajes de sitcom (divertidísimo Kieran Culkin) y riffs atronadores.

Scott Pilgrim (Michael Cera) es un joven canadiense un tanto cínico que sale con una adolescente oriental llamada Knieves (Ellen Wong) y toca el bajo en una banda. Un día conocerá a la misteriosa Ramona Flowers (Mary Elizabeth Winstead) y se enamorará de ella, pero si quiere iniciar una relación antes tendrá que derrotar a sus siete exnovios, que han formado una diabólica liga, liderada por el poderoso Gideon (Jason Schwartzman), para que nadie pueda salir con Ramona.

Perfecta mezcla entre hiperestimulante montaña rusa estético-narrativa y sensible e irónico acercamiento al mundo de los veinteañeros posmodernos. Por un lado estamos ante una maravilla visual en torno a los 8 bits y el arte secuencial que funciona como una ametralladora de originales recursos; y por otro ante una divertida e inteligente comedia romántica friki habitada por personajes tan reconocibles como imposibles. Una delirante y enérgica película, violenta como “Street Fighter” y dulce el ‘Shojo manga’, que no es apta para públicos demasiado comprometidos con la edad adulta y sus modelos de conducta (para alguien que considere “Super Mario Bros.” una tontería para niños puede resultar una tarea agotadora ver el film hasta el final). Un ejemplo magnífico de cine del futuro. Para todos los que se sientan atraidos por el cine de ‘animación real’. Imprescindible para los amantes del cine pirotécnico y la cultura popular.

 

– Para amantes del cine de ciencia-ficción europeo, con raíces en la cultura hispana.

– Imprescindible para los que no conozcan la ópera prima de uno de los directores más reputados del actual cine español.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies