CINEBLOG.NET

 

David Lynch - 1990 - 'Corazón Salvaje'Una de las películas menos crípticas (aunque irremediablemente cargada de potentes simbologías) del a menudo conceptual y metafórico David Lynch (“Cabeza borradora”, 1977, “Carretera perdida”, 1997, o “Inland Empire”, 2006, lo demuestran). Su particular ‘Bonnie & Clyde’ es una demencial huida plagada de bizarros personajes sacados de una América profunda de novela negra y pasados por el tamiz del siempre polémico Barry Gifford. Elvis Presley, una cazadora de piel de serpiente, el inolvidable Bobby Peru (un genial Willem Dafoe) o unos Sailor & Lula salvajemente inocentes convierten esta road movie criminal eminentemente americana en una gozada pre-“Twin Peaks” (1990-91) en la que Lynch aún se preocupaba de los placeres de lo material sobre lo abstracto y la surrealidad; convirtiendo el film en un auténtico festival de romanticismo radical y fatalismo escatológico.

Sailor (Nicolas Cage), que acaba de salir de la cárcel, y Lula (Laura Dern) deciden huir juntos a California. Pero la madre de Lula (Diane Ladd, madre en la realidad de Laura Dern), que sabe que Sailor presenció como ella y su amante mataban al padre de Lula, envía al detective Johnnie Farragut (Harry Dean Stanton) a que acabe con Sailor y traiga a Lula de vuelta a casa.

La excesiva (incluso incómoda) puesta en escena que David Lynch imprime a la ‘historia de amor en el infierno’ de Barry Gifford, intensifica el erotismo asilvestrado y la violencia brutal del argumento; además de su condición de ejercicio de estilo extravagante que nos lleva de “El mago de Oz” (Victor Fleming, 1939) a la América profunda de “La noche del cazador” (Charles Laughton, 1955) con una ácida ironía y un gusto por lo desagradable que ayudó a que Lynch se alzase con la Palma de Oro en Cannes. Pero detrás de su marcada estética en torno a unos psicodélicos y agresivos años 50 y de su tendencia al exceso, “Corazón salvaje” es una típica historia de ‘búsqueda de la felicidad’, un recorrido por el ‘camino de baldosas amarillas’, superando las más extrañas dificultades, hacia el logro de nuestros sueños.

 

– Para cualquiera que se pregunte porqué Nicolas Cage es una estrella.

– Imprescindible para los que odian al Lynch de “Mulholland Drive” (2001) o “Inland Empire” (2006).

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies