CINEBLOG.NET

 

Sam Raimi - 1990 - 'Darkman'Antes de cerrar su genial trilogía de gore, comedia y aventuras interpretada por el impagable Bruce Campbell como héroe atípico (“Posesión infernal”, 1981, “Terroríficamente muertos”, 1987, y “El ejército de las tinieblas”, 1992), un Sam Raimi apenas entrado en la treintena aunó algunos de sus más ociosos intereses en este trepidante thriller de acción con aire de cine de superhéroes que se inspiraba en “El fantasma de la Ópera” (Rupert Julian, 1925) y en otros clásicos del horror de la Universal; intensificando esa idea aún no suficientemente abordada de que Drácula, el monstruo de Frankenstein o el Hombre Lobo se pueden considerar los primeros superhéroes. Raimi construyó la historia de los orígenes de Darkman con una estética emparentada con el cómic y una historia que mezcla el romance imposible entre bella y bestia (como el del jorobado de Notre Dame, por ejemplo) con una venganza visceral y violenta repleta de explosiones, asesinatos y persecuciones.

Peyton Westlake (Liam Neeson) es un científico que está tratando de crear una piel sintética. El matón Robert Durant (Larry Drake) irrumpe en el laboratorio de Peyton buscando unos documentos que se ha dejado allí su novia (Frances McDormand), lo destrozan todo, matan a su ayudante y dan por muerto a Peyton, el cual queda desfigurado para siempre. Recuperado, Peyton perfeccionará la piel sintética para cubrir su cara y demostrar a su novia que sigue con vida.

Aunque se estrenó a la sombra del “Batman” de Tim Burton (lo que hizo que no tuviese la repercusión que merecía) y puede ser vista como la versión folletinesca, pulp, ‘grandguignolesca’ y sádica del Hombre Murciélago (ayudada por la siniestra y épica banda sonora de Danny Elfman); “Darkman” es una original y entrañable propuesta que se aleja de los esquemas de la superproducción para adentrarse en los terrenos de la serie B y la ‘explotation’; cine de culto que levanta pasiones con su diálogos afectados, su existencialismo trágico, sus malos malísimos y su ambiguo anti-héroe.

 

– Para interesados en descubrir superhéroes atípicos.

– Imprescindible para conocer la cinéfila personalidad fílmica del siempre interesante Sam Raimi.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies