CINEBLOG.NET

 

Jan Kounen - 1997 - 'Dobermann'Explosión de violencia, sexo, acción, crimen y música estridente que no deja indiferente a nadie: los hay quien sencillamente la detesta por su aspecto videoclipero, exhibicionista, delirante y poco convencional; pero también tiene una legión de seguidores que la han convertido en un film de culto, espectadores que adoran su condición de cómic fílmico ultraviolento y subversivo en el que los códigos morales se retuercen en medio de un vertiginoso viaje visual y narrativo. El cuanto menos irregular Jan Kounen (“Blueberry, la experiencia secreta”, 2004) debutaba en el largometraje dispuesto a dinamitar el cine de acción europeo, impulsado por los exitosos prodigios estéticos, técnicos y genéricos de Luc Besson o Jeunet & Caro; convirtiendo a los héroes en villanos y viceversa, introduciéndonos a mazazos en una trama excesiva e imposible en la que todo es irreverente, provocador en la que los clichés del género se vuelven engañosos.

Dobermann (Vincent Cassel) es el líder de una agresiva banda de criminales. Tras un atraco a un banco que termina convirtiéndose en un baño de sangre, Dobermann y su novia (Monica Bellucci) son perseguidos por la policía. Tras esta caza implacable esta el sádico comisario Christini (Tchéky Karyo), el cual está dispuesto a pasar por encima de cualquier ley para coger a Dobermann.

Ridícula, caricaturesca, incoherente, psicodélica y efectista, “Dobermann” no intenta convertirse en un referente para el cine criminal y de acción, ni confeccionar un retrato psicológico profundo y trascendental (de ese memorable psicópata interpretado por Tchéky Karyo, por ejemplo); estamos simplemente ante una gamberrada adrenalínica y extravagante, un insolente ejercicio de acción freak contracultural que suple sus evidentes defectos con una falta de pretensiones que buscaba alejarse del aparentemente canónico standard de los films hollywoodienses; amparándose en códigos estéticos e ideológicos que entroncan con el cómic de ciencia-ficción europeo o los descerebrados productos de explotación que poblaron el viejo continente en los años 70 y 80.

 

– Para buscadores de extravagancias en el cine de acción.

– Imprescindible para interesados en el más desacomplejado cine de género europeo.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies