CINEBLOG.NET

 

Roman Polanski - 1994 - 'La muerte y la doncella'Adelantándose a otras adaptaciones teatrales situacionales como “Un dios salvaje” (2011) o “La venus de las pieles” (2013), el siempre polémico Roman Polanski llevó al cine la obra del escritor chileno Ariel Dorfman (la más representada de la historia de Chile). El director de “La semilla del diablo” (1968) se siente como pez en el agua en este thriller psicológico cuya opresiva atmósfera se va intensificando conforme se van desvelando claves del argumento. Por un lado tenemos ese tenso duelo interpretativo entre Sigourney Weaver y Ben Kingsley, que convierte el film en un genial ejercicio de suspense y violencia contenida; por otro tenemos la reflexión sobre los totalitarismos y el abuso de poder, centrado en el difícil proceso democrático chileno, pero fácilmente extrapolable a cualquier dictadura de cualquier parte del mundo (y a las obsesiones y demonios personales de Polanski, que se convertirían en ‘leit-motiv’ de “El Pianista”, 2002).

Paulina Escobar (Sigourney Weaver) vive con Gerardo (Stuart Wilson), su marido, en una casa situada en unos acantilados (está rodada en la Costa de la Muerte gallega). Un día, tras estropearse su coche, llega a casa con un desconocido (Ben Kingsley) que le ha ayudado en la carretera. Paulina cree reconocer en el extraño a alguien de su pasado, el hombre que la torturó y violó estando secuestrada por el régimen fascista de su país.

Escalofriante retrato psicológico que ahonda con cierta ambiguedad en el lado más oscuro de la mente humana, en el dolor, el odio y la venganza; a veces terrorífico, a veces cruel, siempre inquietante. La angustiosa y bella composición de Schubert que da nombre al film y el trabajo de luces del mítico Tonino Delli Colli (habitual de Sergio Leone), que se adapta perfectamente al juego de espejos entre ‘cazador’ y ‘presa’ que propone la trama, conforman, junto al siniestro y perfeccionista pulso narrativo de Polanski, un film sobresaliente y minusvalorado, una sobrecogedora parábola político-social que entretiene y denuncia.

 

– Para cinéfilos defensores de los derechos humanos.

– Imprescindible para los que quieran explorar los films más olvidados de Roman Polanski.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies