CINEBLOG.NET

 

King Vidor - 1925 - 'El gran desfile'Solo 7 años después de finalizar la Primera Guerra Mundial, King Vidor (uno de los grandes directores de los años 20 gracias a obras maestras como “Y el mundo marcha”, 1928, y que supo adaptarse al sonoro con “El campeón”, 1931, “Duelo al sol”, 1946, o “Guerra y paz”, 1956) se puso al frente de la que terminó siendo la película más taquillera del cine mudo; un drama bélico (romance incluido) visualmente poderoso con el que el realizador (además de productor y guionista) texano ahondaba en las repercusiones de la guerra en la vida de las personas. Vidor desarrolla una contundente crítica antibelicista por medio de una sobresaliente puesta en escena (sus recursos de cámara y sus ardides narrativos siguen influenciando a las nuevas generaciones de cineastas) y un retrato psicológico y social tan humanista como emocionante.

En 1917, en plena Guerra Mundial, Jim (John Gilbert) es un joven adinerado que decide alistarse en el ejército para demostrar a su familia y a su novia que tiene el suficiente valor para hacerlo. En la instrucción se hará amigo Slim (Karl Dane) y Bull (Tom O’Brien), dos jovenes de clase obrera que se convertirán en sus amigos. Ya en Francia no solo se dará cuenta de que la guerra es más dura de lo que pensaba, sino que además conocerá a una joven francesa de la que se enamorará.

Superproducción, impulsada por el mítico Irving Thalberg, que abogaba por la igualdad de clases con una historia en la que ricos y pobres han de sufrir las escalofriantes penurias de las trincheras. Vidor divide la historia en dos partes diferenciadas: la que explora la vida del protagonista y las razones por las que termina alistándose; y la que recrea con sentido épico, poético y realista la contienda en zona francesa (sin dejar de lado el sentido del humor en secuencias francamente divertidas). Tal vez “El gran desfile”, por su condición de producción hollywoodiense y mezcla de géneros comerciales canónicos, fuese un film del montón si se rodase hoy día, pero en manos de King Vidor y con sus casi 100 años a las espaldas, podemos considerarla una obra maestra innovadora y conmovedora.

 

– Para coleccionistas de las grandes películas del cine mudo.

– Imprescindible para estudiosos del cine antibelicista.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies