CINEBLOG.NET

 

Robert Rodriguez - 1992 - 'El Mariachi'Con solo 7.000 dólares y en dos semana, el mexicano Robert Rodriguez (“Abierto hasta el amanecer”, 1996, “Sin City”, 2005, o “Machete”, 2010) logró su sueño de convertirse en director de cine. “El Mariachi” es una trepidante sucesión de escenas de acción y personajes prototípicos pero atractivos que aprovecha al máximo los pocos medios de los que dispone con imaginación y desvergüenza; una delicia de bajo presupuesto que triunfó en festivales como Deauville o Sundance, propiciando que la Columbia comprase el film (pasándolo de 16 a 35 mm) y lo estrenase con gran éxito en EE.UU. El film utiliza un hilo argumental sacado del western (con su misterioso desconocido, su dama en apuros, su asesino a sueldo o su malvado terratetiente) para enlazar con bastante habilidad una serie de acrobacias cinematográficas que nos hacen preguntarnos hasta donde puede llegar su imaginación.

A una pequeña localidad de la frontera mexicana llega un mariachi (Carlos Gallardo, que también ejerce de productor y realizó diversas labores tras la cámara). El marichi, debido a la funda donde lleva la guitarra, es confundido con un peligroso asesino que ha venido al pueblo a acabar un influyente señor de la droga que controla la región. Los hombres del mafioso intentarán dar caza al mariachi, pero no les resultará fácil.

Robert Rodriguez no solo es director, productor y guionista, sino que se ocupó de la fotografía, el montaje, los efectos especiales y prácticamente todos los apartados técnicos de este hito del cine independiente de los 90 que se convirtió en trilogía (seguida por “Desperado”, 1995, y “El mexicano”, 2003, en las que Antonio Banderas interpretó al mariachi). Una delicia con vocación comercial que trasciende sus mediocres actores y sus muchos defectos para hacernos pasar un buen rato a base de persecuciones y tiroteos; utilizando estas taras a su favor, imprimiendo al film un aspecto de serie B que ayuda a que no nos importe que la relación entre los protagonistas sea inverosímil o que el argumento sea delirante.

 

– Para los que no conocen los orígenes del director de “Sin City”.

– Imprescindible para los que quieren hacer cine con poco dinero.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies