CINEBLOG.NET

 

François Truffaut - 1970 - 'El Pequeño Salvaje'Basándose en el caso real de ‘el niño lobo de Aveyron’, el fundamental director francés padre de la Nouvelle Vague François Truffaut (“Jules et Jim”, 1962, “Fahrenheit 451”, 1966, o “La novia vestía de negro”, 1968) nos sumerge en una reflexión moral, sociológica y antropológica sobre la relación entre civilización, libertad y felicidad rodada con maneras de documental, planos fijos, una sencilla puesta en escena y en blanco y negro (la fotografía es obra del gran Néstor Almendros). Especie de versión radicalizada de su debut en el largometraje (“Los 400 Golpes”, 1959) en la que Truffaut arremete contra la supuesta primacía de la civilización frente a la Naturaleza, pero dejando al espectador que sea el que juzgue. Ambientada en la Ilustración, “El pequeño salvaje” sacude los principios básicos de la cultura francesa con la sutileza, la frialdad y la inteligencia de un maestro de la experimentación narrativa cinematográfica.

El film nos transporta ala Francia de 1798 y cuenta como el doctor Jean Itard (el propio François Truffaut) intenta educar a Victor (Jean-Pierre Cargol), un niño de unos 12 años que se ha criado solo en el bosque, sin contacto con la civilización. Pero el camino hacia la ‘humanidad correcta’ no será tan sencillo como el doctor cree.

El interés de Truffaut por cómo la juventud se rebela contra los acartonados codigos morales y de conducta de la sociedad tradicional toma en “El pequeño salvaje” la forma de un estudio antropológico, en el que el caso relatado funciona como parábola sobre el proceso de enseñanza ‘oficial’ y el hecho de que este intenta por todos los medios alejar al alumno de su ‘estado natural’ de sus raíces biológicas e instintivas. La confrontación entre la idea del ‘buen salvaje’ y el racionalismo científico (aún con la controversia entre la crítica sobre de qué lado está el director) es el motor de este film didáctico, relevante, valioso, humanista y perfeccionista (sobre todo en cuestión del método de enseñanza, más que en relación al vestuario o los escenarios) que adapta las memorias y los informes del propio Jean Itard.

 

– Para cinéfilos aficionados a la antropología cultural.

– Imprescindible para apreciar la variedad de temas y formas del cine de Truffaut.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies