CINEBLOG.NET

 

Martin Ritt - 1963 - 'Hud, el más salvaje entre mil'Aunque nunca logró ascender a la primera división de los directores hollywoodienses (“Hud” supuso su única nominación al Oscar, aunque logró premios en Cannes o Venecia), el director neoyorquino Martin Ritt puso todo su buen saber hacer en excelentes films como “El largo y cálido verano” (1958), “Un hombre” (1967), ambas con Paul Newman, o el brillante thriller de espías “El espía que surgió del frío” (1965). Pero con “Hud”, la conjunción de talentos fue tal que terminó convirtiendo el film en un éxito de público y crítica cuya leyenda ha ido creciendo con el tiempo. Ritt (que también ejercía de productor) contó con sus guionistas habituales (Irving Ravetch & Harriet Frank Jr.), que aprovecharon al máximo la novela de Larry McMurtry, con sus diversas interpretaciones y su realista retrato de la América rural, consiguiendo una suerte de western moderno combinado con drama existencialista y tragedia antiheróica.

El film nos cuenta la historia de la familia Bannon. Liderada por el patriarca Homer Bannon (Melvyn Douglas), los Bannon se dedican a la ganadería, aunque ven como el negocio es cada vez menos rentable debido a una extraña enfermedad que tienen sus vacas. Hud (Paul Newman) es el hedonista hijo de Homer, acostumbrado a gastar un dinero que no le cuesta ganar.

La fotografía del veterano James Wong Howe (premiada con el Oscar) y la banda sonora del mítico Elmer Bernstein sirvieron para crear una atmósfera fatídica y polvorienta que enriquece la trama y corrobora su condición de ‘cine total’ (tanto estética como conceptualmente relevante). Otra de las grandes bazas de “Hud” es un reparto en estado de gracia (tanto Melvyn Douglas como Patricia Neal lograron sendos Oscars) en el que Paul Newman exhibe su magnética presencia y sus maneras de rebelde amoral, haciendo de su ambiguo personaje un símbolo de la contracultura de los 60; un reflejo de la irreverente ruptura con la tradición más rancia y autoritaria representada por la figura paterna, que, para bien o para mal, significó una revolución cultural.

 

– Para interesados en conocer a Paul Newman o Martin Ritt.

– Imprescindible para los que saben que había ‘cine de autor’ en el seno de los grandes estudios.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies