CINEBLOG.NET

 

Takashi Miike - 2001 - 'Ichi the killer'Aunque ya había dirigido una treintena de películas desde 1991 (la mayoría para ser estrenadas directamente en video), el éxito internacional le vino al japonés Takashi Miike gracias a “Audition” y “Dead or Alive” (ambas de 1999), dos producciones muy diferentes pero en las que se podían apreciar las señas de identidad del director: las perversiones sexuales, la violencia extrema, un negrísimo sentido del humor y su gusto por los temas tabú. El mismo año que estrenó otros cinco films (entre ellos la inclasificable comedia “La felicidad de los Katakuri”), Miike dirigió “Ichi the killer”, la adaptación del manga homónimo de Hideo Yamamoto que hizo de su ultraviolencia su reclamo publicitario; y más que eso, el festín de sangre, cerceramientos, acción y golpes, se convierte en el motor estético y narrativo de un guión un tanto absurdo pero que rezuma gamberrismo, delirio y falta de pretensiones.

Aunque el jefe de un clan de yakuzas ha sido asesinado brutalmente, sus hombres creen que ha huido con tres millones de yenes. Kakihara (Tadanobu Asano) era su ayudante más cercano, un sanguinario asesino que opina que a su jefe le ha pasado algo. Para averiguar su paradero emprenderá una búsqueda que lo llevará a enfrentarse con uno de los clanes rivales.

“Ichi the killer” es un film difícil, no apto para estómagos delicados, un catálogo de torturas, mutilaciones y agresiones varias que desagradará a cualquier espectador no acostumbrado a los excesos y la hipérbole del lenguaje del manga de yakuzas; pero lo que no se puede poner en duda es que Miike posee un discurso autoral muy particular, un estilo que parece enfocado a hipervitaminar los géneros de los que disfrutaba en los videoclubs japoneses de los 80 (en este caso el cine de yakuzas), que no termina de tomarse en serio a si mismo, sino que se limita a ser generoso con un público amante de los ejercicios de masoquismo cinematográfico más extremos, un público al que no le importa lo descacharrante o aberrante que pueda ser una película, sino lo lejos que puede llegar su creador por ese camino.

 

– Para amantes del cine gore de acción.

– Imprescindible para interesados en la cultura oriental del exceso.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies