CINEBLOG.NET

 

Martin Scorsese - 1985 - 'Jo, ¡qué noche!'Después del relativo fracaso de su primera incursión en el humor (la irónica comedia negra “El rey de la comedia”, 1983), el director de Nueva York Martin Scorsese (“Taxi driver”, 1976, “Uno de los nuestros”, 1991, o “El lobo de Wall Street”, 2013) no se dio por vencido y lo volvió a intentar, aunque cambiando el humor satírico y crítico por una suerte de clasicismo revisitado. “Jo, ¡qué noche” es una divertida y sofisticada odisea urbana en la que se van sucediendo situaciones cada vez más disparatadas y donde todo un elenco de estravagantes secundarios van poniendo a prueba a un ‘garygranesco’ protagonista. Scorsese confecciona una carta de amor a la noche neoyorquina en la que la comedia de enredo y el cine criminal se mezclan en una suerte de reflexión sobre la alienación del mundo moderno y el papel del hombre en una sociedad repleta de mujeres fuertes y con personalidad.

Paul Hackett (un perfecto Griffin Dunne) es un aburrido empleado de una compañía de informática que un día conoce en un café a Marcy (Rosanna Arquette). Por la noche queda con ella, aunque una vez en su casa del Soho, que comparte con una agresiva escultora, decide escabullirse e irse a casa. Pero no tiene suficiente dinero para tomar el metro y acaba en un bar… su noche solo acaba de empezar.

Enmarcada dentro del subgénero ochentero de ‘comedia pesadillesca yuppie’ (otra digna representante de ese mismo año es “Cuando llega la noche” de John Landis), “Jo, ¡qué noche!” supuso un nuevo fracaso en taquilla, a pesar de que la crítica se rindió a su frescura y amor por el género (Scorsese logró el premio al mejor director en Cannes). Ni su divertido y efectivo reparto (en el que encontramos a Catherine O’Hara, Linda Fiorentino, Dick Miller o Cheech & Chong) al servicio de jugosos roles secundarios; ni su ágil puesta en escena; ni su pegadizo ritmo; ni su kafkiano argumento (que se va tornando cada vez más siniestro y paranoico) lograron que esta joya de culto (creada en la época más heterodoxa del director) no fuese ensombrecida por las grandes obras de Scorsese, por su épica gangsteril y su cinefília galopante.

 

– Para todo el que disfrute con las comedias de calidad.

– Imprescindible para descubrir a un Martin Scorsese diferente.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies