CINEBLOG.NET

 

David Cronenberg - 1983 - 'La zona muerta'El director canadiense David Cronenberg (que venía de ser uno de los más reputados, e insanos, artesanos de la serie B de terror de los 70 y se estaba convirtiendo en un director de culto gracias a films como “Scanners”, 1981, o “Videodrome”, 1983) se unió a Stephen King (que ya era uno de los escritores más rentables del mundo) y el resultado fue esta historia que mezcla terror, fantasía y cine criminal con espíritu sórdido y trágico. Los resortes del futuro, la predestinación y la imposibilidad o no de cambiar el destino son los elementos con los que Cronenberg (y el guionista Jeffrey Boam, autor de otras joyas de los 80 como “El chip prodigioso”, Joe Dante, 1987; “Jóvenes Ocultos”, Joel Schumacher, 1987; o “Indiana Jones y la última cruzada”, Steven Spielberg, 1989) teje un relato que le sirve para abordar sus temas más recurrentes (la evolución o mutación del hombre, el poder de las grandes instituciones, o el aislamiento mental).

Johnny Smith (Christopher Walken) es un maestro de Castle Rock que un día tiene un accidente y cae en coma durante 5 años. Al trauma se suma que su novia se ha casado con otra persona y, sobre todo, que ahora, cuando toca a alguien tiene visiones sobre la vida de esa persona. El sheriff de la ciudad (Tom Skerritt) le pide que use sus poderes para atrapar a un asesino en serie.

Un excelente Christopher Walken protagoniza esta joya del cine sobre videntes que desarrolla cierta crítica a la corrupción política y compone un complejo retrato psicológico con acertado dramatismo y tensión. Una joya del cine atmosférico, frío y pesimista, en la que de nuevo la ‘diferencia’ convierte al ‘héroe’ en un atormentado bicho raro apartado de la sociedad; en la que a pesar de su factura de telefilm barato (era el debut de Cronenberg en EE.UU. y aún no se confiaba en su tirón tanto como con el éxito de “La Mosca”, 1986) y cierta torpeza argumental podemos dejarnos llevar perfectamente por las peripecias existenciales y criminales de Johnny Smith siempre que no tengamos esos prejuicios tan ‘modernos’ al ‘cine cutre’.

 

– Para todos los que quieran disfrutar de un Christopher Walken y un David Cronenberg frescos y pletóricos.

– Imprescindible para coleccionistas de versiones de Stephen King (esta es una de las mejores).

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies