CINEBLOG.NET

 

Jim Jarmusch - 1991 - 'Noche en la Tierra'Tras unos años 80 en los que se había convertido en el gran estandarte del nuevo cine independiente americano (gracias a “Extraños en el paraíso”, 1984, o “Bajo el peso de la ley”, 1986), Jim Jarmusch prosiguió con su trilogía episódica (cuya primera entrega sería “Mystery Train”, 1989, y no se cerraría hasta “Coffee and Cigarettes”, 2003) con esta divertida, emocionante e inteligente película que profundiza en la condición humana y sus constantes a través de distintas sociedades; pero también en los elementos diferenciales que hacen que cada lugar del mundo proporcione una experiencia realmente única a quien lo visita. Aunque, como suele pasar con los films compuestos de episodios autónomos, el resultado es un tanto irregular, Jarmusch, consigue a base de unos diálogos creíbles e interesantes y unas situaciones entre el absurdo y lo cotidiano, algunos segmentos verdaderamente memorables y una serie de personajes entrañables.

“Noche en La Tierra” está compuesta por cinco viajes en taxi por diversas ciudades de EE.UU. y Europa: en Los Angeles profundiza en la industria del cine; en Nueva York en la inmigración y las dificultades comunicativas; en París nos habla del racismo y el amor a primera vista; en Roma de la religión; y en Helsinki asistimos a un epílogo en el que Jarmusch parece decir que seamos positivos, pues siempre hay alguien en peor situación que nosotros.

Uno de los puntos más destacables del film es su heterogéno reparto, para el que Jarmusch consiguió a veteranas consolidadas como Gena Rowlands (viuda y musa del padre del cine independiente americano John Cassavetes) y a estrellas de moda como Winona Ryder; junto a sus habituales compinches (un verborréico Roberto Benigni que nos regala el memorable segmento romano, o Isaach de Bankolé, que repetiría con Jarmusch en “Ghost Dog”, 1999, o “Los límites del control”, 2009) o a unos divertidos Giancarlo Esposito o Armin Mueller-Stahl. El resultado de tal conjunción de talentos es un puzzle cómico-dramático que funciona mejor que cualquier film colectivo y demuestra que el cine complejo y de autor no tiene porqué ser aburrido.

 

– Para los que les gusta viajar sin salir del taxi.

– Imprescindible para todos los fans del cine independiente americano.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies